Demanda interna como solución a la crisis externa

Algunos países para sortear la crisis externa, recurren a la demanda interna, la que se supone debe cubrir producción nacional.

Cuando se presenta una crisis económica mundial tan fuerte como la que hemos visto al finalizar el 2008 e inicios del 2009, los mercados externos se contraen fuertemente, puesto que muchos países disminuyen abruptamente sus importaciones debido precisamente a la crisis, a la desconfianza y al temor de seguir invirtiendo, consumiendo.

Un ejemplo claro de la afectación de la crisis en la economía de un país, lo representa Japón quien ha visto disminuidas sus exportaciones en aproximadamente un 49%, pues los economías que compran sus productos ya no tienen la capacidad de consumo para seguir importando.

En una situación así, las naciones tienden a recurrir al incremento de la demanda interna para que esta supla lo que la demanda externa ha cedido.

Es precisamente lo que países como China  han elegido, quienes han dedicado millonarios recursos públicos para incentivar el consumo interno, y es lo que tímidamente el gobierno colombiano pretende hacer, quien ha recurrido a medidas como la construcción de viviendas de interés social, entré otras pálidas iniciativas.

Es claro que si el sector empresarial no encuentra un mercado externo para colocar sus productos, deberá buscar la forma de colocar esos productos en el mercado interno, pero para ello la economía debe ofrecer las condiciones para ello, de lo contrario la sociedad no tendrá la capacidad de absorber lo que se deja de exportar por la crisis.

Si las empresas no pueden colocar sus productos en el mercado externo y tampoco en el interno, estaremos ante una profunda crisis económica y la situación puede pasar de una negada recesión económica a una profunda depresión económica.

En tiempos difíciles, hay que fortalecer el consumo interno, lo que sólo se logra implementando políticas encaminadas a  que la población pueda tener la capacidad de pago suficiente para incrementar su consumo, es decir, se debe buscar la forma de que la población incremente sus ingresos.

Aquí es donde resalta la consecuencia negativa de no proteger el empleo, de propiciar bajos salarios, pues sin empleo y sin salarios decentes, la capacidad de consumo interno es mínima y no habrá como evitar la caída del sector productivo.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.