Depreciación de activos usados

Los activos fijos usados que el contribuyente adquiera, pueden ser objeto de depreciación tomando como referencia la vida útil que le resta al activo.

Las reglas y procedimientos para la depreciación de activos fijos usados, son las mismas que para los bienes nuevos, teniendo presente que la vida útil utilizada por el contribuyente adquiriente del bien usado, sumada con la vida útil transcurrida en manos del anterior propietario, no puede ser inferior a la vida útil establecida por la norma para el activo correspondiente. Así lo expresa el artículo 139 del estatuto tributario:

Depreciación de bienes usados. Cuando se adquiera un bien que haya estado en uso, el adquirente puede calcular razonablemente el resto de vida útil probable para amortizar su costo de adquisición.

La vida útil así calculada, sumada a la transcurrida durante el uso de anteriores propietarios, no puede ser inferior a la contemplada para bienes nuevos en el reglamento.

Una vez el contribuyente adquiera el bien usado, puede hacer un calculo aproximado y razonable de la vida útil que le resta al activo, la cual, como ya se expuso, sumada con la vida útil transcurrida por el activo en manos del anterior o anteriores propietarios, no sea inferior la que le corresponde según el reglamento.

La vida útil nueva con anterior no puede ser inferior a lo que le corresponde a un activo nuevo, pero sí podría ser superior, pues la norma solo limita el hecho que no puede ser inferior, pero deja abierta la posibilidad que sea superior, definición que le corresponde al contribuyente quien tiene la facultad de fijar o determinar la vida útil que le queda al activo.

Veamos un ejemplo sencillo.

Un contribuyente adquiere una maquina usada, la cual había estado en poder del anterior propietario durante 6 años, el mismo tiempo durante el cual fue sido depreciada.

El contribuyente adquiriente, deberá fijar su vida útil en no menos de 4 años, toda vez que la vida útil de cualquier maquinaria nueva es de 10 años, y en el ejemplo, el activo ya había sido depreciado durante 6 años por el anterior poseedor.

El contribuyente podrá fijar una vida superior a los cuatro años, si considera que razonablemente esa será la vida útil del bien.

En la depreciación, lo importante es no utilizar una vida útil menor, puesto que esto implicaría una mayor deducción por depreciaciones, debido a que entre menor vida útil, mayo será la alícuota de depreciación, lo cual afecta la renta líquida, disminuyendo de esta forma el impuesto que el contribuyente debe pagar.

Al utilizar una vida útil mayor, la cuota de depreciación será menor, y por tanto la renta líquida aumentará aumentando a su vez el impuesto a pagar, y la el estado no se molestará por eso.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Antonio Liñan dice:

    BUENAS, UNA PREGUNTA SE HA REALIZADO LA COMPRA DE UN CAMIÓN DE SEGUNDO USO DEL AÑO 2006, SE TIENE QUE REALIZAR LA DEPRECIACIÓN Y CUANTO SERIA, GRACIAS POR TU AYUDA….

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.