Descripción y características de los swaps

Los swaps son contratos por los cuales dos partes se comprometen a intercambiar una serie de cantidades de dinero en fechas futuras determinadas mediante una fórmula que debe ser igual a la diferencia entre los flujos de caja generados por dos operaciones financieras diferentes. Un swap es un contrato entre dos empresas que cambian la deuda contraída en un país extranjero por una del país de origen y así recíprocamente, donde se cumple, la empresa endosa su deuda e intereses en la moneda de la contraparte y la contraparte endosa su deuda e intereses en la moneda de la primera.

Lo que hace el swap es intercambiar los flujos de caja generados en una operación financiera, por los flujos de caja generados en otra operación financiera.

Sirven para administrar el riesgo sobre el crédito a través de la medición y determinación del precio de cada uno de los subyacentes (tasa de interés, plazo, moneda y crédito). Estos riesgos pueden ser transferidos a un tenedor de manera más eficaz, permitiendo así, un acceso al crédito con un menor costo.  Sin embargo se podría afirmar que el riesgo crediticio no es otra cosa más que un riesgo de incumplimiento posible.

Existen los Swap de tasas, de divisas, y de tasas y divisas.

Algunas características:

  • Son operaciones con cumplimiento en un futuro.
  • Cubren los riesgos contra movimientos adversos de tasas y precios.
  • Los Swaps de divisas tienen la ventaja de que cada  parte puede obtener los fondos requeridos de una forma más barata que si los hubiese conseguido directamente en el mercado.  Permite una gestión activa de las deudas de la empresa al permitir alterar el perfil de los intereses de las mismas.[1]
  • En el caso del impago o cumplimiento de una parte, la contraparte tendrá un riesgo crediticio hasta el punto de que la divisa que haya sido permutada se haya depreciado con respecto a la otra.
  • Puede ser imposible o muy caro finalizar el swap si cambian las condiciones del mercado.
  • El swap evita la compra y la venta de los propios instrumentos de deuda, por lo que puede eludir consecuencias como los costes de transacción, los efectos fiscales y las limitaciones legales.
  • Los pagos efectivos derivados de un swap son el resultado de la diferencia neta entre dos cantidades. por lo que presentan unas características de riesgo de crédito superiores a las de la compra y la venta directa de instrumentos de deuda.

[1] Mercados Financieros Internacionales. Luis T. Díez de Castro (Pág 112)

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.