DIAN aclara dilema entre gastos procedentes y deducciones imputables

Anteriormente habíamos señalado la complejidad que representaba diferenciar los conceptos de gastos procedentes con el de deducciones imputables. La interpretación que se diera podía significar aplicar o no una limitación fuerte, para las cédulas de rentas de capital y la de rentas no laborales.

Tanto el artículo 339 como el 441 del ET señalan:

“ARTÍCULO 341. Sustituido. Ley 1819/2016, Art. 1. Renta líquida cedular de las rentas no laborales. Para efectos de establecer la renta líquida correspondiente a las rentas no laborales, del valor total de los ingresos de esta cédula se restarán los ingresos no constitutivos de renta, y los costos y gastos procedentes y debidamente soportados por el contribuyente.

Podrán restarse todas las rentas exentas y deducciones imputables a esta cédula, siempre que no excedan el diez (10%) del resultado del inciso anterior, que en todo caso no puede exceder 1.000 UVT*.

PARÁGRAFO. En la depuración podrán ser aceptados los costos y los gastos que cumplan con los requisitos generales para su procedencia establecidos en las normas de este Estatuto y que sean imputables a esta cédula.”

Nótese como los gastos procedentes no están limitados, mientras que las deducciones imputables están limitadas al 10% del inciso anterior o 1000 UVT, y para colmo de males la limitación en conjunto con las rentas exentas.

Existen dos soluciones, la primera que indican que son lo mismo y que en esa medida solo los costos y los ingresos no constitutivos de renta no tienen limitación. Una segunda interpretación señala que los gastos procedentes son las expensas generales señaladas en el artículo 107 del estatuto tributario y que las deducciones imputables son aquellas deducciones especiales.

Pues bien, la DIAN ha decantado el tema y tomo partido por la segunda tesis, lo que sin lugar a dudas beneficia a los contribuyentes. Mediante concepto 05984 del 13 de marzo de 2017 señaló:

“1.2 A los ingresos por rentas de capital además de los INCRNGO se pueden restar los costos procedentes y los gastos procedentes de acuerdo con la actividad generadora de renta.

1.3 Una vez realizado el procedimiento anterior de su resultado se pueden restar los beneficios tributarios, los cuales se identifican con las rentas exentas y las deducciones que sean imputables a esta cédula; es decir; que tengan relación con este tipo de ingresos.

Los beneficios tributarios para esta cedula son los valores por concepto de fondo de pensiones voluntarios; depósitos en cuentas de ahorro para el fomento de la construcción; deducción por pago de intereses en la adquisición de vivienda; el 50% del gravamen a los movimientos financieros; el impuesto predial y el impuesto de industria y comercio. La sumatoria de estos beneficios no puede superar el 10% de la renta líquida cedular y en todo caso, su máximo es de 1.000 UVT.”  (Subrayado propio)

Tal como se resalta, queda claro que la limitación de las deducciones imputables obedece al concepto de deducciones especiales o beneficios tributarios, lo que permite que las expensas generales señaladas en el artículo 107 del estatuto tributario no tengan la limitación del 10% ni de los 1.000 UVT.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.