Si la DIAN concede un término de respuesta superior al que señala la ley, debe respetarlo señala el Tribunal Administrativo de Cundinamarca

El artículo 707 del estatuto tributario señala que el contribuyente tiene tres meses contados a partir de la notificación del requerimiento especial para presentar objeciones y en general pruebas o subsanar errores.

Es clara la norma al señalar desde cuándo debe iniciar el cómputo de los tres meses, dice textualmente “contados a partir de la fecha de notificación del requerimiento especial”.

Sin embargo, en un caso específico, la DIAN desconoció lo señalado por el estatuto tributario, y dispuso que el contribuyente pudiera dar respuesta al requerimiento especial dentro de los tres meses “contados a partir del día siguiente a la fecha de notificación del requerimiento especial”.

Entonces ¿desde cuándo debe iniciarse el computo del termino? La norma es clara en determinar el inicio de cómputo para dar respuesta al requerimiento especial. Sin embargo, si la Administración Tributaria concede un término de respuesta superior al señalado en el estatuto tributario, deberá respetarlo. Así lo señala el Tribunal Administrativo de Cundinamarca como consta en el expediente 2013-00152-01 del 29 de octubre de 2015, donde dispuso:

“No obstante lo anterior, la Sala advierte que en el numeral 6 del Requerimiento Especial, la Administración señaló que “Dentro del plazo de tres (3) meses contados a partir del día siguiente a la fecha de la notificación del Requerimiento Especial, la contribuyente podía formular por escrito objeciones, presentar pruebas,[4] entre otras, es decir hizo una interpretación errada de la norma y extendió el plazo para presentar la respuesta al requerimiento especial. En otras palabras, la DIAN amplió el término de los tres meses contados a partir del día siguiente a la notificación del requerimiento, esto es, a partir del 28 de octubre de 2011, por lo cual, el plazo para presentar la respuesta al requerimiento y la corrección de la declaración vencía el 30 de enero de 2012[5], día siguiente hábil, y como quiera que la respuesta data de esa fecha, se entiende que la corrección fue presentada en tiempo.

Por consiguiente, la autoridad tributaria no puede indicar un término para presentar la respuesta al requerimiento especial diferente al que la ley reconoce, y luego desconocer dicho plazo para efectos de no otorgarle el beneficio al contribuyente de acogerse a la reducción de la sanción por inexactitud, máxime si se pone de presente que la demandante actuó conforme a lo señalado en el acto administrativo.

A ese respecto, la Sala destaca que el desconocimiento por parte de la Administración respecto del término para presentar la respuesta al requerimiento especial y la corrección de la declaración del impuesto y que es el que expresamente señala la ley, no podía conllevarla después a rechazar la respuesta del contribuyente al Requerimiento Especial, porque aun cuando se trataba de un error, en todo caso, salta de bulto que la Fundación actuó apegado a lo dispuesto en el acto administrativo, todo lo cual conduce a decir que se vulneraron los principios de confianza legítima y de buena fe con que la Constitución[6] presume que los particulares actúan al amparo de las decisiones de la administración, lo que la condujo a presentar la corrección a su declaración privada para acogerse a la reducción de la sanción por inexactitud.

En ese sentido, para la Sala es claro que la corrección de la declaración del Impuesto Sobre la Renta presentada por la contribuyente fue radicada ante la Administración dentro del término por ella señalado, razón por la cual la sanción por inexactitud debía ser reducida a la cuarta parte de la inicialmente impuesta tal y como la liquidó el juzgado de primera instancia.”

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.