DIAN sigue corrigiendo su doctrina en torno al sector cooperativo

Es de recordar, que recientemente en el concepto 024258 de Agosto de 2015, la DIAN, había revocado el concepto 016648 de 2014, dejando claro – con ello – que “para efectos del cálculo del beneficio neto de las cooperativas debe estarse a lo dispuesto en la ley y la normatividad cooperativa vigente”.  En un nuevo pronunciamiento, la Entidad, ratifica la postura y, además, revoca doctrina sobre impuesto a la riqueza.

Ahora, y habiéndose precisado la revocatoria del mencionado concepto 016648 de 2014 (en escrito anterior), se considera pertinente hacer alusión al cambio doctrinal en cuanto a la determinación de la base gravable del impuesto a la riqueza para tales entidades.

Para el efecto, y en relación con la base gravable del aludido tributo, es debido  mencionar que conforme al numeral 9 del artículo 295-2 del E.T.

“Los contribuyentes a que se refiere el numeral 4 del artículo 19 de este Estatuto, pueden excluir de su base el valor patrimonial de los aportes sociales realizados por sus asociados”.  (Resaltado por fuera del texto)

No sobra anotar, que el referido numeral 4 hace alusión a “Las cooperativas, sus asociaciones, uniones, ligas centrales, organismos de grado superior de carácter financiero, las asociaciones mutualistas, instituciones auxiliares del cooperativismo, confederaciones cooperativas, previstas en la legislación cooperativa, vigilados por alguna superintendencia u organismos de control”.

En ese orden, resultaba simple inferir que las entidades del sector cooperativo al momento de depurar la base gravable del impuesto a la riqueza, pueden detraer el valor patrimonial de los aportes sociales (realizados por los asociados); no obstante tal claridad, se consulta a la Administración Tributaria si el valor a disminuir de la base gravable (por dichos aportes) es el valor patrimonial (bruto) o el valor patrimonial neto, ante lo cual la Entidad precisa que el menor valor de esa base impositiva deberá hacer conforme al valor patrimonial neto.

Sustentó el anterior colegir, la DIAN, en que:

“Al respecto el numeral 9 del artículo  295-2 Ibídem, remite expresamente al numeral 4 del artículo 19 del mismo ordenamiento, cooperativas, señalando que pueden excluir de la base del impuesto a la riqueza, el valor patrimonial de los aportes sociales realizados por sus asociados, el cual se calcula conforme se indica a continuación:

Parágrafo 2. Los valores patrimoniales que se pueden excluir de la base gravable del Impuesto a la Riqueza se determinarán de conformidad con lo previsto en el Título II del Libro I de este Estatuto. El valor patrimonial neto de los bienes que se excluyen de la base gravable, es el que se obtenga de multiplicar el valor patrimonial del bien por el porcentaje que resulte de dividir el patrimonio liquido por el patrimonio bruto a 1 de enero de 2015, a 1 de enero de 2016, a 1 de enero de 2017 en el caso de los contribuyentes personas jurídicas y sociedades de hecho, y el que resulte de dividir el patrimonio líquido por el patrimonio bruto a 1° de enero de 2015, 1° de enero de 2016, 1° de enero de 2017 y 1° de enero de 2018 en el caso de los contribuyentes personas naturales v sucesiones ilíquidas”.  Concepto 004349 de febrero de 2014

Ante el evidente equívoco interpretativo, se solicitó a la Autoridad Tributaria la revisión de la expuesta doctrina, ante cuya petición la Entidad decide revocar ese concepto 004349 de 2014, y en el entendido que:

“Luego, advirtiendo que el parágrafo 2o del artículo 295-2 ibídem comprende dos tratamientos tributarios diferentes, separados entre sí por el uso lingüístico del signo punto y seguido - cuya finalidad es separar los enunciados que integran un párrafo, en palabras de la Real Academia Española (Diccionario panhispánico de dudas, 2005) - y referidos a la determinación de valores patrimoniales y de valores patrimoniales netos, es razonable concluir que, en atención al numeral 9o de la misma norma (que dicho sea de paso se refiere estrictamente a valor patrimonial), en cuanto a los aportes sociales realizados por los asociados de las entidades del sector solidario, su valor patrimonial se determina conforme lo contemplado en el Título II del Libro I del Estatuto Tributario, contrario a lo expresado en el pronunciamiento objeto de disenso”. (Resaltado por fuera del texto) Concepto 27890 de septiembre de 2015

En síntesis, tratándose de las entidades del numeral 4 del artículo 19 del E.T. (“sector cooperativo”) – y al momento de determinar el impuesto a la riqueza – podrán detraer de su base gravable el valor patrimonial (bruto) de los aportes sociales realizados por sus asociados (concepto 27890 de septiembre de 2015); contario esto, a lo inicialmente concluido por la DIAN en su concepto 004349 de febrero de 2015, motivo por el cual éste último se revoca dando vigencia a la nueva tesis interpretativa contenida en el citado concepto 27890.

Finalmente, si bien resulta de recibo la modificación doctrinal, cabría consultarse sobre el impacto financiero en las entidades que decidieron acogerse a la interpretación  inicialmente dada por la Administración; entendiendo – con toda naturalidad – que dicha observancia doctrinal se hizo no por la obligatoriedad del concepto para los contribuyentes, sino con el ánimo de evitar futuros “inconvenientes” y “desgastes inoficiosos” con la Entidad Oficial.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.