Disminución del inventario final por faltantes de mercancías

Por

Toda empresa está sujeta a que por distintas razones su inventario final resulte inferior al que contable o fiscalmente se espera, lo que por supuesto representa una pérdida.

El legislador ha querido reconocer esas pérdidas normales que afrontan todos  los contribuyentes, por lo que fiscalmente permite un reconocimiento contenido en el artículo 64 del estatuto tributario.

Dice la norma que para efectos del impuesto a la renta, el inventario final podrá disminuirse por los siguientes conceptos:

  1. Cuando se trate de faltantes de inventarios de fácil destrucción o pérdida, las unidades del inventario final pueden disminuirse hasta en un tres por ciento (3%) de la suma del inventario inicial más las compras. Si se demostrare la ocurrencia de hechos constitutivos de fuerza mayor o caso fortuito, pueden aceptarse disminuciones mayores.Cuando el costo de los inventarios vendidos se determine por el sistema de inventario permanente, serán deducibles las disminuciones ocurridas en inventarios de fácil destrucción o pérdida, siempre que se demuestre el hecho que dio lugar a la pérdida o destrucción, hasta en un tres por ciento (3%) de la suma del inventario inicial más las compras.
  2. Los inventarios dados de baja por obsolescencia y debidamente destruidos, reciclados o chatarrizados; siempre y cuando sean diferentes a los previstos en el numeral 1 de este artículo, serán deducibles del impuesto sobre la renta y complementarios en su precio de adquisición, más costos directamente atribuibles y costos de transformación en caso de que sean aplicables. Para la aceptación de esta disminución de inventarios se requiere como mínimo un documento donde conste la siguiente información: cantidad, descripción del producto, costo fiscal unitario y total y justificación de la obsolescencia o destrucción, debidamente firmado por el representante legal o quien haga sus veces y las personas responsables de tal destrucción y demás pruebas que sean pertinentes.
  3. En aquellos eventos en que los inventarios se encuentren asegurados, la pérdida fiscal objeto de deducción será la correspondiente a la parte que no se hubiere cubierto por la indemnización o seguros. El mismo tratamiento será aplicable a aquellos casos en los que el valor de la pérdida sea asumido por un tercero.

La diminución del inventario final es aceptada fiscalmente tanto si se utiliza control de inventarios por el sistema permanente o periódico.

Consulte:

Existe una diferencia según el  sistema de inventarios utilizado.

En el caso de utilizar el sistema periódico, no se requiere demostrar la ocurrencia de fuerza mayor o caso fortuito para deducir hasta el 3%, y si se demuestra fuerza mayor o caso fortuito, se puede deducir más de ese 3%.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.