Distribución de los bienes en el testamento

Por

Una persona antes de morir tiene la opción de elaborar un testamento en el cual indica la distribución de sus bienes, en el cual establece a qué personas desea dejar sus propiedades.

No obstante, el testador no tiene facultad para distribuir libremente el 100% de sus propiedades, sino que debe ajustarse a los límites legales.

Es así como la mitad de los bienes tiene que entregarse obligatoriamente a la totalidad de los herederos legales [descendientes y ascendentes]. Un 25% puede ser distribuido libremente a uno, varios o a todos los herederos [sólo a herederos, no a terceros ni particulares], y el 25% restante puede ser distribuido por el testador a quien considere, ya sea a un particular, a una empresa, a una entidad sin ánimo de lucro, etc.

Así la cosas, sólo el 25% de los bienes del testador son de libre disposición, de suerte que la ley no le exigirá cuentas de lo que haga con esa cuarta parte.

Sobre el respecto ha dicho la Corte constitucional en Sentencia C-660 de 1996:

La ley permite que la voluntad del de cujus se manifieste a través del testamento, es decir, en un acto jurídico unilateral solemne, mediante el cual se determina la forma en que se han de repartir los bienes que se dejan al morir. Recuérdese que la facultad del testador para disponer de sus bienes no es ilimitada pues, para que el testamento sea válido, deben respetarse los órdenes sucesorales establecidos en la ley. De tal forma que, sobre la mitad de los bienes, en el campo de las legítimas, su facultad se limita prácticamente a reiterar lo dispuesto en la ley. Ya en la cuarta de mejoras su competencia se amplía, puesto que puede decidir a cuál, o cuáles de los descendientes les mejorará su asignación, ofreciéndoles una mayor expectativa patrimonial. Por último, es sobre la cuarta parte restante de los bienes, llamada cuarta de libre disposición, sobre la que el testador puede ejercer de manera plena su autonomía de la voluntad.

El 50% de los bienes debe distribuirse en partes iguales entre todos los herederos. Esta distribución debe ser equitativa según la ley.

El 25% se distribuye entre herederos, pero esta vez la distribución no tiene que ser equitativa, es más, el testador puede optar por asignar la totalidad del 25% a un solo heredero y excluir al resto de herederos de ese 25% denominado cuarta de mejoras que contempla el artículo 1253 del código civil.

El restante 25% es el que la ley faculta al testador para que haga una libre disposición sin considerar equidad ni derechos de herencia.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. Alvaro Téllez Mosquera Dice:

    Una señora amiga, tiene algunos bienes inmuebles. No tiene herederos forzosos (viuda, sin relación conyugal vigente, sin hijos y sus padres fallecidos). Colateralmente tiene algunos hermanos con vida y otras hermanas fallecidas.
    La señora está en sus plenos cabales y quiere hacer testamento cerrado en vida. La pregunta es: ella puede donar por escritura pública de donación, un inmueble a una institución sin ánimo de lucro y los otros inmuebles dejarlos asignados en el testamento a otras instituciones y personas naturales? Muchas gracias por su atención y respuesta.

    Responder
  2. Mr.771 Dice:

    El heredero legitimo excluido de su asignación en virtud de un contrato de fideicomiso civil en beneficio de sus otros dos hermanos, puede reclamar su herencia impugnando dicho contrato? teniendo en cuenta que no antecede desheredamiento ni causal alguna de indignidad?

    Gracias.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.