Dotación de mujer en estado de embarazo

Todo trabajador que devengue hasta dos salarios mínimos tiene derecho a que el empleador le otorgue calzado y  vestido, más conocido como dotación, y por supuesto que dicha dotación se debe entregar a la mujer que se encuentre en estado de embarazo en la medida en que cumpla con el requisito de nivel salarial.

El inconveniente surge cuando por efecto del embarazo la mujer sufre un importante cambio físico, haciendo que la dotación suministrada le sea completamente inútil. En este caso, ¿está obligado el empleador a suministrar una nueva dotación acorde al nuevo estado físico de la empleada?

La ley no dice nada sobre el respecto, y tampoco existe una jurisprudencia aplicable de forma puntual y específica a este caso [o por lo menos no la conocemos], así que será necesario recurrir al sentido común y quizás a la analogía.

Lo primero que se debe comprender, es que la mujer en estado de embarazo es protegida por la ley de una forma muy especial, lo cual desde un principio supone para ella ciertos privilegios que le garanticen su calidad de vida y la de su feto.

Desde este punto de vista, es dable suponer que el empleador esté en la obligación de otorgar una dotación que naturalmente se ajuste al cuerpo de la mujer embarazada, algo que se puede prever con toda facilidad, ya que la transformación física de la mujer embarazada sucede en por lo menos 7 meses, lapso en el cual el empleador deberá entregar hasta dos dotaciones, lo que le da tiempo suficiente para anticipar que una de las dotaciones deberá ser diferente para ajustarse al nuevo estado físico de la empleada.

Ahora, en caso en que no se entregue una dotación especial para la mujer embarazada, no se le puede obligar a que utilice una que no es de su talla,  menos obligar a que compre una con sus propios recursos, ya que es obligación de la empresa suministrar la dotación, y por sentido común, hay que concluir que la dotación debe ajustarse al cuerpo de cada trabajador, para lo cual la empresa tendrá que tomar las decisiones necesarias.

Ahora, si no se trata de dotación sino de elementos de protección industrial, al ser también obligación de la empresa suministrar este tipo de elementos, ellos también tendrán que ajustarse al cuerpo de cada trabajador. No se puede esperar y menos obligar a que una empleada deba meterse dentro de un elemento en el que técnicamente no cabe,  máxime si con ello se pone en riesgo la movilidad de la persona que la puede llevar a un accidente.

Recordemos que la incomodidad de la dotación o de los elementos de seguridad industrial puede poner en riesgo al empleado,  y si se tratad e una mujer embarazada, con más razón es obligación del empleador evitar exponerla a riesgos innecesarios.

En cualquier caso, si no se le otorga dotación ideal al empleado, no se le puede exigir que la lleve y menos sancionarlo por no usarla, puesto que es fácil probar que la dotación suministrada no se puede usar.

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. ANA G dice:

    Estoy en desacuerdo que nosotras las mujeres q estamos embarazadas, y mas cuando esta trabajadora devengue menos de los dos salios minimos, no le obliguen al empleador q le de dotacion y si a las que ganan mas, deberia ser para todas iguales…. por que las que ganamos poquito ni nos alcanza para un par de zapatos y fuera de eso le toque comprar su propia ropa de trabajo, donde deberian obligar a las empresas que se la den.. pero que esete pais siempre roba a los mas pobres….y ahi…. nos toca—- que mal

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.