Economía supeditada al juego malévolo de los politiqueros

La economía colombiana gira en torno a los malévolos intereses de los politiqueros de turno, lo cual es para preocuparse mucho más que por la misma crisis económica.

Así se desprende de los últimos acontecimientos en el congreso de la república, donde algunos  políticos de la llamada coalición de gobierno anunciaron que como castigo o represalia a lo sucedido recientemente, no apoyaran los proyectos del gobierno, entre ellos la reforma tributaria.

Es lamentable y desastroso para la economía que el legislativo actúe no de acuerdo a la realidad económica, sino a intereses meramente políticos.

Lo que es bueno y necesario para la economía, para el país, debe ser apoyado por el congreso independientemente de ideologías políticas, y lo que es malo para el país, también debe ser rechazado por el congreso sin miramientos ideológicos.

Pero en nuestro país no es así. Aquí se apoya o se rechaza un proyecto, no por conveniente o inconveniente, sino porque ha sido propuesto por X o Y persona, no importa que con ellos se perjudique o deje de beneficiar a mucha gente. La gente no cuenta.

En este juego se han apoyado muchas iniciativas nocivas para el país y se han rechazado otras tantas iniciativas de gran importancia, que de implementarse hoy estaríamos en una mejor situación.

No se trata de afirmar que la reforma tributaria es buena o mala, se trata de resaltar el comportamiento de los políticos, que toman decisiones sin importarle la conveniencia nacional; sólo les importa la conveniencia partidista y personal.

Mientras nuestra dirigencia siga en esta estrategia mezquina y obtusa, seguiremos sin encontrar soluciones a esta crisis eterna en que estamos sumidos.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.