La educación virtual; su orientación, democratización y presupuesto

Por

Es mucho el palo que este nuevo gobierno, y algunos privados, así como las Universidades públicas, le han dado, muy injustificadamente, al programa  “Ser pilo paga”.

Ciertamente, tiene mucho que ajustarle, pero es un admirable esfuerzo, que no encuentro que se hubiera hecho antes,  por democratizar el acceso a educación de la más alta calidad, con base en méritos propios, lo que de paso ha significado traer a las Universidades privadas, tildadas de elitistas,  que sin duda  tienen esa alta calidad, una muy conveniente mezcla de personas de diferentes ambientes y perfiles para interactuar, tal como ocurre en la vida real.

Que creo que el programa se debe ajustar, entre otras cosas:

  1. Dirigiendo el programa hacia Educación tecnológica, y en ciertas carreras en que claramente haya déficit de tecnólogos en el país. “Todo el mundo” habla de la necesidad de tener más técnicos y menos Doctores, pero nadie hace nada efectivo y real para ello.
  2. Pagando a las Universidades, privadas o públicas que libremente escojan los beneficiarios, un valor fijo por cada estudiante/semestre atendido., al estilo de los colegios en concesión en Bogotá.
  3. Ese valor podría ser el costo real que corresponda a la educación semestral de un alumno en una Universidad pública de primera calidad como podría ser la Nacional. Habría que diseñar una metodología para diferencias carreras – es claro que el costo no es el mismo en todas – y para diferentes niveles de calidad de la Universidad del inscrito pues hay clarísimas diferencias.
  4. Orientando el programa hacia ciudades intermedias y zonas rurales
  5. Reconociendo a las universidades un valor económico adicional por los proyectos de desarrollo regional, y en ciertos sectores, proyectos generados o apoyados efectivamente.

Quizás un sistema de puntajes sea útil para definir los parámetros.

  • ¿No estableció ya el gobierno anterior, unos “sectores de talla mundial” en los que Colombia tiene ventajas competitivas aprovechables?
  • ¿No hay un plan de desarrollo Nacional y un Programa de Transformación Productiva?

Todas esas cosas están lamentablemente desconectadas !!!!!!

Darle más plata a la Educación, así porque si, no tiene sentido. Es como meterle plata a un carro viejo, en vez de comprar uno nuevo, que va a durar más y no va a “molestar” y puede llevar más lejos, más rápido y a menor costo a más usuarios. 

La educación virtual

Es lo que está de moda. Quien no la ofrece, esta  desactualizado, según los criterios vigentes de muchos “expertos”.

La Educación virtual y su masificación por la posibilidad que tiene de llegar a mucha gente, no es la panacea. Por el contrario, si no se orienta adecuadamente, es una fuente de frustración para quien la emprende, esperanzado en que formándose por medio de ella, va a lograr un nivel suficiente de competencias disciplinares que le van a permitir su desarrollo.

Hay consenso en que la educación virtual,  para que con ella se logre el propósito buscado, requiere una muy alta, enorme disciplina personal, que en general solo da el desarrollo sicológico y personal en el tiempo, la experiencia de vida, y una también enorme motivación surgida de la comprensión de su valor y sus características.
Por todo ello creo que la educación virtual a nivel profesional:

NO ES PARA GENTE JOVEN, RECIÉN GRADUADA DE COLEGIO que generalmente no tiene esa disciplina. Es para personas mayores de al menos 22 a 25 años, así sea para pregrado, quienes por su desarrollo mental y  vivencias ya pueden haber formado esa disciplina.NO ES PARA QUIEN NO LE PUEDE DEDICAR AL MENOS 3 HORAS DIARIAS DE ESTUDIO, INCLUYENDO TRABAJO DE CAMPO, PRACTICO, DE OBSERVACIÓN. No es pues para quien trabaja de sol a sol y le puede dedicar si al caso, cuando mucho y haciendo un gran esfuerzo, dos o tres  horas al día y solo en su casa.

CON ESA LIMITADA DEDICACION DIARIA, REQUIERE UN MAYOR TIEMPO CRONOLÓGICO DE DEDICACIÓN - MESES - QUE LA PRESENCIAL. (55 meses completos en vez de 40). Es absurdo, pero así piensan irresponsablemente el gobierno y las Universidades,  determinar que con esa intensidad de dedicación, se puede formar – educarse – y adquirir la competencia suficiente una persona, siguiendo el pensum especificado.

Es una falacia y un engaño. Es físicamente imposible pretenderlo. 

Obsérvese la dramática y real diferencia salarial, - parámetro de juicio - al menos de ingreso, entre un profesional formado presencialmente, y uno titulado en un programa de educación virtual. 

Además de lo anterior, para ser efectiva, lograr su cometido, la educación virtual – que es solo un medio diferente al presencial de dirigir el proceso de autoformación del estudiante, -  requiere, una “presencialidad” o disponibilidad virtual de un tutor, de muchísima más intensidad que en la educación presencial, lo que genera un mayor costo para las Universidades, que no pueden asumir, so pena de que sus valores de matrícula superen por mucho a los de la presencialidad.

Son pues estas, reflexiones para discutir, ahora que cada vez en mayor medida se  reconoce a la “educación” – que aún hay que definir más concretamente – como un medio efectivo, para incrementar las oportunidades de desarrollo humano, de la persona y el grupo social, hacia un estado de mayor calidad de vida.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.