Efecto jurídico de la promesa que el empleador hace a un trabajador de contratarlo nuevamente

Por 8 septiembre, 2017

A diario recibimos comentarios o correos de lectores que manifiestan haber recibido una oferta o una promesa de su empleador para contratarlo nuevamente una vez finalice el contrato de trabajo, y en ocasione el asunto va un poco más allá,  pues invitan al trabajador a renunciar o a presentar su carta de renuncia bajo la promesa de contratarlo nuevamente en otras condiciones, y oportuno es saber qué tan vinculante puede ser esa oferta o promesa.

A continuación exponemos el caso de un empleador que la terminar el contrato de trabajo felicita al trabajador y lo extiende por escrito la siguiente afirmación:

«Quiero además felicitarlo, por su trabajo, por su entrega incondicional, por sus aportes y profesionalismo en su labor como educador de la niñez y la juventud a usted encomendada en el presente año.

Por lo tanto, le comunico que quiero contar una vez más con sus servicios como docente para el año académico 2005»

Naturalmente el trabajador no fu contratado y este demandó con base a esa intención o promesa expresada por el empleador, proceso que llegó hasta la sala laboral de la corte suprema de justicia que en sentencia 45496 del 2 de abril de 2017, con ponencia del magistrado Rigoberto Echeverri Bueno manifestó:

«En esta última manifestación, en la que recaba la censura, no puede verse más que la intención o el querer del representante legal de la institución de contar nuevamente con los servicios de la demandante, para el nuevo año escolar - 2005 -, como lo dedujo el Tribunal, pero nunca una oferta de trabajo concreta y determinada, con los presupuestos mínimos que dicha corporación estimó indispensables, como el término y la modalidad de contratación, el precio y la labor a realizar.

Evidentemente, de la expresión "…quiero contar una vez más con sus servicios…" no se deriva más que una invitación, que podía materializarse o no, dependiendo de que las partes lograran ponerse de acuerdo sobre los elementos esenciales del contrato, lo que no ocurrió en este caso. De manera que es cierto que, como lo infirió el Tribunal, de allí no era posible "…deducir si este querer del Rector iría a conservar los mismos términos y condiciones laborales y económicas del contrato anterior ejecutado en el año 2004 por las mismas partes." Ningún componente del documento o alguna otra evidencia dan soporte racional a la suposición del censor, conforme a la cual la institución le ofreció a la demandada las mismas condiciones laborales que ya tenía. En ello nada influye el hecho de que en vinculaciones anteriores se le hubiera dicho que sería llamada si se le necesitaba, pues lo cierto es que no le fue ofrecido nada, de manera concreta»

No hay más que decir: Esas buenas intenciones y promesas no tienen ningún valor, de manera que no se pueden tomar decisiones libres de incertidumbre con base a ellas.

Conozca sus derechos y obligaciones como trabajador o empleador con nuestra Guía Laboral 2019.

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

Conozca sus obligaciones tributarias con nuestro Procedimiento tributario.