Efectos colaterales de las ayudas estatales

Las ayudas estatales a determinados sectores de la economía conllevan algunos efectos colaterales que no siempre resultan ser agradables.

Para que el estado  pueda ayudar económicamente a un sector de la economía, como el sector financiero, el cual cíclicamente es objeto de este tipo de ayudas, requiere de algo muy importante llamado dinero.

¿Y de donde sale ese dinero con el cual ocasionalmente el estado sale a rescatar al sector financiero? Sólo puede salir de una mayor carga fiscal o de un mayor endeudamiento, y en cualquier caso, el ciudadano es el que termina pagando.

Cuando el dinero se obtiene de una mayor carga fiscal, el ciudadano en el corto plazo debe meterse la mano al bolsillo para pagar más impuestos. Esto es bien conocido por todos. Cuando el dinero se obtiene mediante el endeudamiento, al ciudadano se le difiere su obligación de tributar más, puesto que en algún momento del futuro, esa deuda habrá que pagarla, y con qué se va a pagar si no es con más impuesto, de manera tal que no hay alternativa diferente a pagar más impuestos, sólo se puede decir en cuándo pagarlos: ahora o mañana.

Pero hay un efecto más que las ayudas estatales tienen y que por lo general no consideramos. Ante la necesidad de más dinero para ayudar a ciertos grandes conglomerados económicos, el estado en algún momento necesariamente debe recurrir el endeudamiento, lo que significa que el estado entrará a competir por liquidez con los particulares, y según la ley de la oferta y la demanda, cuando algo es muy demandado, como  el dinero prestado en este caso, los intereses suelen crecer, por lo que al final los ciudadanos terminarán pagando  una financiación más elevada como consecuencia de la entrada del estado a competir por liquidez en los mercados financieros.

En consecuencia, el ciudadano de a pie, no sólo debe pagar más impuestos sino que debe pagar más intereses por sus propios créditos, muchos de los cuales serán precisamente para pagar la mayor carga tributaria impuesta para poder ayudar a u nos grandes que desafortunadamente resultan ser muy grandes y poderosos para dejarlos caer, o por lo menos ese ha sido el argumento vendido hasta el momento.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.