Efectos contables y fiscales en la venta de propiedad, planta y equipo

Por   03/11/2013

Cuando la junta directiva o la alta gerencia de un ente económico va tomar la decisión de vender propiedad, planta y equipo, deberá tener en cuenta la incidencia de esa operación extraordinaria en los estados financieros y las declaraciones tributarias.

Desde el punto de vista financiero se deberá considerar si el bien es objeto de depreciación, su valor neto en libros (costo histórico – depreciación acumulada) y la utilidad o perdida, mientras que fiscalmente la atención se centra en determinar la existencia de renta liquida gravable y/o ganancia ocasional.

Supongamos que el bien objeto de la venta es una maquina cuyo valor histórico es de $1.200 millones, vida útil contable y fiscal de 10 años, a la fecha de la venta tiene una depreciación acumulada de $360 millones (tres años) y se pactó como precio de venta $1.000 millones, entonces:

  1. Se calcula el costo de venta correspondiente al valor neto en libros $840 millones (1.200 – 360).
  2. Se determina la utilidad o perdida contable mediante la diferencia entre el ingreso y el costo de venta, en este caso fue una utilidad de $160 millones (1.000 – 840).
  3. Se contabiliza la operación económica extraordinaria, (i) aumento de caja o banco (débito) $1.000, (ii) disminución depreciación acumulada (débito) $360, (iii) disminución de la propiedad, planta y equipo – maquinaria (crédito) $1.200 y (iv) aumento ingreso no operacional – utilidad en venta (crédito) $ 160.

Aunque contablemente la operación económica por la venta de propiedad, planta y equipo generó una utilidad de $160 millones, esto no quiere decir que fiscalmente exista una renta bruta por el mismo valor que deba pagar el impuesto de ganancia ocasional, veamos:

  1. Se determina la renta bruta en la enajenación de activos[1] la cual está constituida por la diferencia entre el precio de la enajenación y el costo del activo o activos enajenados, $160 millones (1.000 – 840).
  2. Como se trata de activos fijos depreciables se toma la utilidad (renta bruta) resultante y se le resta el valor de la depreciación acumulada que en años o periodos gravables anteriores fueron solicitadas como deducción, en este caso toda la utilidad ($160) es renta líquida gravable porque es inferior a la depreciación acumulada ($360) y en consecuencia no existiría impuesto por ganancia ocasional.

[1] Artículo 90 del Estatuto Tributario

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Manuel Rodriguez dice:

    Cuando se venden activos fijos ¿no debería de contabilizarse el impuesto a las ventas?, o si vendo una maquina pero mi empresa no se dedica a la venta de maquinas ¿se debe contabilizar el IVA?

    Gracias

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.