El análisis de riesgo que hacen las entidades financieras para otorgar un crédito

Una vez radicada nuestra solicitud de crédito y establecida la categoría de comportamiento financiero y hábitos de pago en la cual estemos encasillados, la entidad financiera procederá a efectuar un “concienzudo” análisis interno del factor y tipo de riesgo que representamos al sernos otorgado el crédito que hemos solicitado, y del cual en la práctica, dependerá la exigencia de determinadas garantías previas a su  aprobación.

Para personas naturales, el análisis comprende:

“…Hábitos de pago: Corresponde a la información del deudor, las obligaciones y hábito de pago. Es importante considerar que este aspecto es independiente de que la obligación se encuentre al día, si el cliente presentó un hábito de pago irregular, como moras superiores a 30 días reiterativas durante el último semestre requiere ser calificado como B u otra categoría de riesgo superior….”

“…Capacidad de Pago: De acuerdo con los parámetros plenamente definidos para el otorgamiento de créditos, se requiere conocer la capacidad de pago mensual del deudor y los codeudores, cálculo que se realiza con base en los ingresos actualizados de los mismos menos los gastos fijos y variables totales…”

“…Solvencia Económica: Evalúa si tanto deudor como codeudores continúan teniendo la capacidad de respaldo al crédito a través de los activos,  específicamente los activos fijos, esto es, inmuebles, vehículos, y maquinaria…”

Una vez evaluados los aspectos anteriormente descritos se procederá a otorgar la calificación definitiva de la obligación observando cada uno de las características que identifica la categoría del crédito.

Para personas jurídicas, el análisis comprende:

“…Un procedimiento similar, con la salvedad que se hará un especial énfasis en la información financiera de la solicitante, en sus rubros de activos, pasivos, patrimonio, ventas o ingresos totales, utilidad operacional y neta del período, entre otros. Comparando la información con la del anterior período y realizando las observaciones pertinentes.

El resultado del análisis se traducirá en Indicadores Financieros de Liquidez, de Endeudamiento y Rentabilidad; aquellos miden la capacidad para cancelar las obligaciones de corto plazo, tratando de determinar qué pasaría si a la empresa le exigieran el pago inmediato de todas sus obligaciones a menos de un año; con el de Endeudamiento, se mide el nivel de deuda total que tiene la empresa en un determinado período, y con el indicador de Rentabilidad, se establece los márgenes de retorno sobre activo, patrimonio e ingresos operacionales.

Otros factores importantes en la evaluación financiera de las empresas es su situación legal y la de sus garantías, así como el flujo de caja que debe ser diligenciado de acuerdo con el tipo de empresa.

En lo que se refiere a egresos, la revisión en forma general de los gastos administrativos, generales y otros, comparando la participación de los mismos respecto a los ingresos tanto del período actual como de anteriores periodos.

En el flujo de caja, inciden los costos financieros generados por obligaciones financieras, haciendo especial énfasis en el endeudamiento contratado con la entidad financiera. El flujo de caja debe incluir los pagos a realizar por los intereses y el capital de las obligaciones contratadas, con la precisión que deberá ser positivo, lo que denota que existe capacidad de pago…”

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.