El capital obtenido de un inversionista suele ser el más costoso

Los recursos buscados en socios capitalistas para desarrollar un proyecto de emprendimiento, por lo general suelen ser los más costosos.

Cuando se está desarrollando un proyecto de emprendimiento, se llegan a necesitar grandes recursos que por lo general el emprendedor no posé.

En estos casos, lo que el emprendedor puede hacer para financiar su proyecto, es buscar financiación en un banco o buscar un socio capitalista, para que invierta el dinero faltante.

En principio, conseguir financiación con un banco puede resultar difícil y costoso, por lo que el emprendedor suele inclinarse por conseguir apoyo en un inversionista, el cual estará dispuesto a realizar los aportes necesarios para el desarrollo del proyecto.

El socio capitalista en un comienzo no le cobrará financiación al emprendedor, por lo que este considerará que es una financiación gratuita, lo que no es así, puesto que el socio esperará obtener importantes réditos de su inversión en un futuro.

Al socio capitalista habrá que pagarle con utilidades. Habrá que compartir con el las utilidades que se obtengan con el proyecto, por lo que a la larga, resulta mas costosos que si se hubiera obtenido el dinero faltante en una entidad financiera.

De prestarse la plata en un banco, a este habrá que pagarle intereses durante algunos años, pero será de forma temporal, y llegará el momento en que no sea necesario seguirle pagando, lo que no sucede con el socio capitalista. A este habrá que seguirle pagando indefinidamente, por lo que en términos reales, el dinero aportado por este terminará siendo el mas costoso de todos.

No es que sea negativo buscar asociarse con quien tiene plata para desarrollar un proyecto, sino que en lo posible, si se puede desarrollar el mismo proyecto con recursos propios o financiados por un banco, es mejor y mas económico que buscar a un inversionista.

Los inversionistas, por lo general se limitan a invertir el dinero, pero no se dedica al proyecto de lleno como lo hace el emprendedor. El inversionista considera que es suficiente con que invierta su dinero en el proyecto, y por lo tanto, será el emprendedor quien deba dedicar su vida a trabajar para luego compartir las utilidades de su duro trabajo con quien lo único que aportó fue dinero.

En ocasiones se olvida que la riqueza está basada en tres elementos tan antiguos como ciertos, cuales son el capital, el trabajo y la tierra, y el inversionista suele dar mayor valor a su capital, razón por la que éste resulta ser tan costoso, y el emprendedor, presionado por la necesidad, debe en muchas ocasiones aceptar las exigencias, aun cuando estas lo colocan en desventaja.

De presentarse la necesidad de buscar un socio capitalista, para conseguir un justo equilibrio, la distribución de utilidades no debe realizarse en proporción del capital [dinero] aportado exclusivamente, sino que deben tenerse en cuenta otras variables como el trabajo personal y la dedicación al proyecto, tema sobre el cual se tratará en un próximo escrito.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.