¿El contrato de arrendamiento termina por muerte del arrendador?

Otra de las recurrentes inquietudes de nuestros consultantes, es la que rodean la muerte del arrendador y si ocurrida esta, el contrato de arrendamiento continúa vigente, y de continuarlo, entonces quien toma su lugar y como deben hacerse los pagos subsiguientes.

Bien, sea de precisar, que  el Artículo 2008 del Código Civil, como tampoco la Ley 820 de 2003, ni el Código de Comercio, establecen que la muerte del arrendador, constituya causal para la terminación del contrato de arrendamiento.

Entendido lo anterior, debemos establecer si el arrendador era el propietario del inmueble, o un simple usufructuario [tenedor, poseedor, depositario, usuario, etc] del predio, ya que dependiendo de esta condición variará las relaciones sobrevinientes.

Si el arrendador fallecido es el propietario del inmueble, el Contrato continuará vigente en cabeza de quien se transmita la propiedad del inmueble como consecuencia de este hecho.

En la practica, el enunciado previo es sobreentendido, pero la confusión se origina cuando cualquier interesado, acreditando incluso suficientemente, ser el hijo, sobrino, esposa, familiar, albacea, abogado, cesionario, o sucesor del arrendador fallecido, se presenta bien para que comencemos a efectuarle los pagos o para que le firmemos un nuevo contratico; bajo esta hipótesis que es la más periódica, debe tenerse claro que por ningún motivo debemos hacer pagos a ningún aparecido por más autorizado, pariente o necesitado acredite pudiere estar, y mucho menos, suscribir nuevos contratos de arrendamiento.

Aclaremos como el Contrato de Arrendamiento, pasa a constituir un activo en cabeza de la sucesión del arrendador fallecido -causante- y hasta tanto no se reconozca legalmente en cabeza de quien queda la propiedad arrendada - mediante inscripción en el folio de matricula de la disposición testamentaria, de la escritura de sucesión, o de la adjudicación judicial-, los cánones de arrendamientos no favorecen a nadie en particular, de tal forma que en tanto esto se formaliza, deberán ser consignados muy puntualmente a nombre del arrendador fallecido a través del Banco Agrario de Colombia y remitido el comprobante original de pago a la dirección indicada por este para correspondencia en el Contrato o documento separado, de no indicarse dirección, entonces a la del inmueble arrendado.

Ahora, si el arrendador, es simple usufructuario del inmueble, bajo los mismos parámetros, el Contrato de Arrendamiento continua vigente, debiéndonos ser acreditada la adjudicación mediante disposición testamentaria debidamente protocolizada, escritura de sucesión, o de adjudicación judicial, de a quien corresponden los derechos derivados del arrendador, para tener a este como arrendador y continuar normalmente con los pagos de la renta.

Para concluir, en uno u otro caso, se tendrá como nuevo arrendador en las mismas condiciones de modo, tiempo y lugar, a quien legalmente se designe y se nos notifique como tal, de tal forma, que el fallecimiento del arrendador, no modifica más que el beneficiario del canon de arrendamiento, una vez surtido los tramites sucesorales legales.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.