El costo de los medicamentos y la política de prescripción de ellos

Es oportuno, considerando las recientes declaraciones del Minprotección y el proceso de modificación de la Ley referente al servicio de salud que se discute en este momento, hacer una reflexión desde la perspectiva de los negocios, sobre el precio de los productos farmacéuticos.

Desarrollar un producto farmacéutico para una patología no común, cuesta tanto – requiere tanto tiempo y flujo de dinero -  como hacer una innovación tecnológica de fondo en un nuevo material o proceso.

Bien puede decirse que el costo del ( la inversión en el ) desarrollo de un fármaco, equivale al costo de la adquisición de un equipo de muy alto valor para una empresa, o del desarrollo de un material novedosísimo, como por ejemplo el Klevar, o los semiconductores.

Hay previsto un espacio futuro de tiempo, amplio, tanto para se mantengan en uso el nuevo material o el equipo adquirido y produzcan, como el fármaco desarrollado.

Es en ese tiempo en el cual, periodo por periodo, es lícito que el generador cargue al producto una proporción del costo de adquisición del equipo, o del desarrollo del producto.

Otra cosa es que, como en el caso de los laboratorios farmacéuticos, muchos de ellos abusen flagrantemente, basados en el hecho de que el producto que venden mejora la calidad de vida del cliente, y de que eventualmente si éste no lo consume, puede afectarla muy seriamente, e inclusive morir – lo que realmente no ocurre con otros productos o servicios diferentes de los medico farmacéuticos - y el costo de desarrollo que cargan a cada producto vendido, resulte a todas luces exagerado.

Es plenamente justificable que el producto farmacéutico no genérico, tenga un precio mucho mas alto que el genérico, si se tiene en cuenta que el genérico ya no tiene ese componente del costo de  investigación y desarrollo que tiene el producto original.

El producto ( principio activo ) genérico, es uno que en un cierto momento no fue genérico y soportó el costo de su desarrollo, y ahora se consigue libremente en el mercado, cuando ya la Ley no protege a quien lo desarrolló para que recobre este costo.

También hay que tener en cuenta que, sin la exageración perversa de ciertos médicos y de los laboratorios de no genéricos, la efectividad del medicamente no genérico, es decir, aun protegido por la Ley para que pueda recobrar el costo de su desarrollo, es en muchos casos – patologías –  mayor, mucho mayor, que la del medicamento genérico.

Tambien hay que tener en cuenta que hay muchas, muchísimas patologías ( enfermedades ) para las que aun no hay en el mercado medicamento genérico que sea capaz de controlarlas o eliminarlas.

En esto debe primar el aforismo de que “ ni tan cerca que queme al santo, si tan lejos que no lo alumbre” y resulta incomprensible que la máxima autoridad de la seguridad social del país se atreva a plantear pedir a los médicos que solo prescriban genéricos. Eso equivale a decirle a los miles de pacientes, especialmente de los estratos 0,1,2 y 3, para cuyas enfermedades no hay el genérico adecuado, “ lo siento, o paguen por fuera, o sigan como están, con el genérico, hasta que aguanten”.

Lo que hay que hacer es ser imaginativo para establecer, sin temerle miedo a las multinacionales farmacéuticas, que es lo que parece haber ocurrido en el pasado,  mecanismos efectivos, y justos  de control de precios, que en esta materia son plenamente justificables en un estado social de derecho. Y ser fuertes en el control.

Aunque queda el recurso de nuestro vecino “ Expropiar” o “ Nacionalizar”.  Dios nos libre. El estado debe controlar la voracidad especulativa del mercado, de los inversionistas, pero nunca asumir el rol de sus elementos constituyentes.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.