El crédito mercantil adquirido es amortizable para efectos tributarios

Por   20/12/2010

El crédito  mercantil adquirido es amortizable para efectos tributarios, pues así lo dispuso el Consejo de estado al declarar la nulidad de los conceptos de la Dian que prohibían amortizarlo.

En sentencia del 23 de julio de 2009, expediente 15311, el Consejo de estado, sección cuarta, ha concluido que:

(…)

En el caso del crédito mercantil adquirido, el solo paso del tiempo no genera la pérdida de valor; sin embargo, dicho activo puede sufrir demérito por la desaparición o modificación de los hechos que le dieron origen. Ello, porque el crédito mercantil se origina en el reconocimiento de atributos especiales como el buen nombre, personal idóneo, reputación de crédito privilegiado, prestigio por vender mejores productos y servicios y localización favorable (artículo 15 del Decreto 2650 de 1993); y, puede suceder que tales circunstancias se modifiquen o desaparezcan y, por tanto, el crédito mercantil adquirido pierda valor.

(…)

Con base en las normas en mención, la demandada concluye que sólo para efectos contables, el crédito mercantil adquirido es un intangible amortizable. Y, que no es amortizable conforme a los artículos 142 y 143 del Estatuto Tributario, dado que no es una inversión necesaria para los fines del negocio; no guarda relación de causalidad con la renta del inversionista ni es proporcional con la actividad productora de renta y tampoco es un activo susceptible de demérito, porque, como lo sostuvo en el concepto 091432 de 2004, su valor no disminuye con el paso del tiempo.

Después de este análisis, la DIAN concluye que el crédito mercantil adquirido no es amortizable conforme a los artículos 142 y 143 del Estatuto Tributario, para lo cual reitera la tesis jurídica en el sentido de que éste hace parte del costo fiscal de la inversión, el cual no puede dividirse, pues, lo que se obtiene es un mayor valor patrimonial de la inversión, no susceptible de amortización.

La Sala anulará el concepto, a partir de la conclusión de que el crédito mercantil adquirido sólo es un intangible amortizable para efectos contables; no anulará los párrafos que anteceden a esta afirmación, por cuanto, se recuerda, se limitan a definir el crédito mercantil adquirido según las normas contables.

Así pues, es nula la conclusión expuesta, por cuanto viola el artículo 142 del Estatuto Tributario, toda vez que, precisamente, la primera de las normas que se menciona, relativa a la amortización de inversiones, remite a la técnica contable, esto es, a las normas de contabilidad (Decretos 2649 y 2650 de 1993 y Circular Conjunta 04 de 1997 de la Superintendencia de Valores (hoy Financiera) y 07 de 1997 de la Superintendencia de Sociedades) , conforme a las cuales el crédito mercantil adquirido es un activo intangible, que se registra contablemente de manera independiente a la inversión en acciones y que puede amortizarse. También desconoce los artículos 74 y 279 del Estatuto Tributario, relativos al costo de los intangibles adquiridos y al valor patrimonial de los bienes incorporales, pues, dichos preceptos reconocen la amortización de intangibles para efectos tributarios.

A su vez, el artículo 142 del Estatuto Tributario expresamente permite la amortización de intangibles para efectos tributarios, siempre que sean susceptibles de demérito, como sucede con el crédito mercantil adquirido.

(…)

Cabe precisar que el costo del crédito mercantil adquirido es amortizable fiscalmente, sólo si se demuestra que se trata de una inversión necesaria para los fines del negocio o actividad, conforme lo prevé el artículo 142 del Estatuto Tributario, que es la norma especial que regula la deducción por amortización de inversiones, siempre que se realice dentro del término previsto en el artículo 143 ibídem, es decir, en un lapso no inferior a cinco años , salvo que se demuestre que por la naturaleza o duración  del negocio, la amortización debe hacerse en un plazo inferior.

(…)

Los conceptos que han sido declarados nulos en la parte pertinente al crédito mercantil adquirido, son el 23795 de 2005 y el 091432 de 2004.

Cabe resaltar que el crédito mercantil adquirido se podrá amortizar para efectos tributarios siempre que se ajusten a la técnica contable y que corresponda a una inversión necesaria para el desarrollo del objeto social de la empresa, y por supuesto, para la generación de renta.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.