El esclavismo aún sobrevive legalmente en Colombia

La legislación laboral colombiana, aun conserva algunos restos de esclavismo, lo cual se puede evidenciar en el artículo 162, numeral b del código sustantivo del trabajo.

Este contempla, que la jornada laboral máxima no se aplica a los trabajadores del servicio doméstico, es decir, que literalmente estos podrían ser obligados a trabajar las 20 horas del día.

Por suerte, la corte constitucional, en sentencia C-372 de julio 21 de 1998, condicionó la exequibilidad de esta norma, a que la jornada de los trabajadores del servicio doméstico no fuera superior a 10 horas diarias.

En todo caso, la desigualdad existe, porque mientras para los demás trabajadores, la jornada laboral máxima es de 8 horas, para los trabajadores del servicio doméstico es de 10 horas.

Naturalmente que había que esperar eso de nuestros legisladores, pues estos son los principales ocupantes de mano de obra del servicio doméstico, y es natural que estos personajes se preocupen más por sus propios intereses que por los del trabajador.

Por lo general, son las familias de estratos altos que contratan a personal del servicio doméstico, y los trabajadores del servicio doméstico, son siempre de estratos bajos.

Aún se conservan rastros del antiguo esclavismo, donde los grandes poseedores de riqueza tenían sirvientes para que hicieran todos sus quehaceres domésticos sin contraprestación diferente que permitirles vivir y algo de vestido y alimentación.

Hoy, aun quienes se dedican a realizar los quehaceres domésticos de quienes tienen solvencia económica, deben laborar en desventaja, puesto que sus derechos no son iguales a los demás trabajadores. Nuestra alta sociedad aún se resiste a perder el privilegio de tener gente pobre y necesitada que realice todos los oficios que nadie quiere hacer en su casa, esos oficios considerados indignos por quienes tienen con que pagar, y no bastando con eso, quieren además conseguirlo de la forma mas barata posible.

Es normal encontrar mujeres desde menores de edad hasta de la tercera edad, laborando en barrios de estratos 5 y 6 devengando salarios míseros, y teniendo que trabajar de lunes a domingo, y desde las 6 de la mañana hasta tardes horas de la noche.

Hasta hace poco, inclusive había discriminación con respecto al pago de las cesantías, puesto que no se incluía para su cálculo lo pagado en especie, por suerte, también la corte constitucional, declaró inexequible esa norma.

El empleado del servicio doméstico, tampoco tiene derecho a la prima de servicio, puesto que esta solo es para los que trabajan en una empresa.

El argumento es que la prima de servicios corresponde a la participación del trabajador de las utilidades de la empresa, y como la familia no es una empresa, pues no habrá utilidades que compartir con el trabajador del servicio doméstico.

Pero han olvidado que gracias al esfuerzo y sacrificio de un ser humano necesitado, es que han podido crear y mantener esa empresa de la que son propietarios, de suerte que así sean de forma indirecta, los trabajadores del servicio doméstico hacen un gran aporte para que sus patronos día adía mejoren y crezcan, y sin embargo, eso no se les reconoce, porque aun se conserva el legado antiguo que consideraba que ciertas personas no son nada ni merecen nada.

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.