El incremento del costo de las materias primas se debe en gran medida a que los inversionistas se han refugiado en estas

El precio de las materias primas a nivel mundial ha sufrido un fuerte incremento, y ello se debe, en parte, a que los inversionistas (especuladores financieros), huyendo de la crisis financiera, de las divisas y demás papeles financieros, se han refugiado en las materia primas.

El debacle del sistema financiero por la quiebra de algunos países y el fantasma constante de un default masivo incluso en la mayor economía del mundo, ha hecho que muchos inversionistas decidan apostar por las materias primas, una inversión mucho más tangible que unos bonos, acciones o dividas que de un momento a otro pueden perder gran parte o la totalidad de su valor.

Esta situación ha  llevado a que los especuladores lleguen al mercado de las materias primas a competir con la economía real por esas materias primas, con las empresas que de verdad necesitan y procesan las materias primas para generar un valor agregado.

Esta competencia ha hecho que la demanda se eleve junto con el precio de casi todas las materias primas.

Un ejemplo es el oro que ha alcanzado precios record en toda su historia. La consecuencia  de ello la pagan los empresarios y consumidores, ya que el oro es mucho más que una joya. El oro tiene infinidad de aplicaciones industriales,  de modo que esos empresarios de la economía real que necesitan del oro para producir bienes, ven como sus costos se incrementan por la avaricia de unos especuladores que sin aportar ningún valor a la sociedad, contribuyen a inflar los precios que finalmente afectará al consumidor y a la economía misma. Igual pasa con una gran cantidad de materias primas como el petróleo, minerales e incluso alimentos.

Hoy, una empresa o persona que requiere de una materia prima para producir una mercancía, tiene que competir con un especulador que no producirá nada, un especulador que no genera empleo ni ningún valor agregado a la sociedad. Sólo está interesado en ganar más dinero sin importar que con su comportamiento empresas y consumidores se vean seriamente afectado. Es absurdo. Un trabajador que con su sudor genera bienestar debe competir con un especulador parasito haciendo que deba pagar más por las materia primas que necesita para trabajar.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.