¿El irrisorio salario mínimo no debería ser una razón más para emprender?

Por   22/09/2017

El pírrico incremento del salario mínimo para el 2010 ha desatado toda una serie de críticas, pero ninguno se ha preguntado si ello es una razón poderosa para emprender.

Hay una realidad que no podemos evitar y es que la gran mayoría de los trabajadores no gana nada, y nunca ganará nada, luego, por lo menos deberíamos estar pensando en una solución que no sea lamentarnos de nuestra desgracia cada vez que el incremento del sueldo nos hace sentir ganas de llorar.

Criticar y protestar está bien, lamentarnos es comprensible, pero todo eso no es para nada práctico por cuanto no conlleva a una solución efectiva a nuestro problema, problema que no es otro que los bajos ingresos por cuenta de los bajos salarios.

Es evidente que ser empleado no es el  mejor negocio, luego, deberíamos considerar la posibilidad de renunciar a é. Si ser empleado no es buen negocio, es posible que ser la otra parte sí, es decir ser empleador, o por lo menos autoempleado, luego deberíamos intentarlo, o por lo menos considerarlo.

Un empresario, ese que a veces maldecimos porque nos paga mal, cuando un negocio no el funciona simplemente intenta otro; deberíamos aprender de él, puesto que al final de cuentas es lo mismo, tanto el empresario como el empleado venden un producto, un servicio, así que deberíamos tomar lo mejor del empresario: su pragmatismo, su decisión, su innovación, su perseverancia y visión.

No nos gusta que el empresario gane más pagándonos menos, ¿no sería entonces razonable pasarnos al otro lado? Es evidente que ser empleado no sirve pero ser empresario o emprendedor generalmente sí sirve, ¿que nos detiene entonces para tomar la decisión? ¿Si aquí nos va mal no es lógico intentar pasar al otro lado?....

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.