El lucro como fuente de innovación, crecimiento y desarrollo

Los partidarios del sistema capitalista, afirman que gracias a lucro que persigue todo empresario privado, es que la humanidad ha progresado y realizado grandes avances en todos los campos conocidos.

No es discutible que el ánimo de lucro es lo que mueve a las personas a luchar, a mejorar, a innovar para lograr conseguir el máximo de sus objetivos.

No se puede desconocer que buena parte del crecimiento económico de un país descansa sobre la empresa privada, pues esta, en su afán por aumentar sus ganancias e incrementar su patrimonio, realiza grandes esfuerzos que en últimas benefician a toda la sociedad, mediante la generación de empleo y la distribución del ingreso.

No obstante, se debe reconocer que este sistema presenta algunas fallas graves que puedan afectar a parte de la población [la más vulnerable en términos económicos indudablemente], como hoy se está viviendo en el sector de la salud y los servicios públicos, donde a diario presenciamos constantes abusos por parte de estas empresas.

Sin embargo, lo que falla no es el sistema en sí, sino los mecanismos de control que el estado debe garantizar, por tanto, la culpa no es del sistema capitalista, sino del estado mismo, que quizás por la misma influencia del sector privado, hace poco caso a estas fallas del sistema permitiendo que estas sigan existiendo y en muchos casos, acentuándose.

La historia nos ha enseñado que allí donde se restringe la propiedad o la iniciativa privada, los niveles de crecimiento y desarrollo son inferiores a los alcanzados donde se estimula al sector privado. Casos muy concretos se pueden ver con la economía cubana y chilena. Chile ostenta actualmente una de las economías más sólidas de América latina; Cuba en cambio es una de las economías más débiles. En el primero se privilegia la propiedad y la gestión privada; en el último no, aunque ya se están viendo algunos síntomas y señales de cambio. Ejemplos hay muchos.

El deseo de progresar y de llegar cada día más lejos, es algo innato en el ser humano y restringirlo sería simplemente antinatural, y como ya lo han comprendido muchas sociedades, resulta también muy negativo.

Perseguir el lucro, siempre y cuando vaya de la mano con la responsabilidad social, no solo es positivo sino necesario. Sin ese aliciente el ser humano no hace lo necesario, y para generar progreso se requiere mucho más de lo necesario.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.