El negocio de hacer aportes voluntarios a pensión a favor de los trabajadores

Los aportes voluntarios a pensión que el empleador puede hacer a favor de sus trabajadores  representan un doble beneficio para el empleador, y naturalmente para el trabajador, lo que resulta un en buen negocio para las partes.

Así se desprende del artículo 126-1 del estatuto tributario que brinda un beneficio tanto para el empleador como para el trabajador.

Beneficios tributarios para el empleador que hace aportes voluntarios a pensión a favor de sus trabajadores

Según el artículo 126-1 del estatuto tributario, el contribuyente  empleador que realice aportes voluntarios a pensión a favor de sus empleados puede deducir el impuesto de renta ese aporte voluntario, al tiempo que para el trabajador se constituye en renta exenta que por supuesto no hará parte de la base sujeta a retención.

El empleador podrá deducir el aporte voluntario realizado a favor de su trabajador hasta un límite de 3.800 Uvt por cada uno, que para el 2016 es de $113.061.000, que equivale a un aporte voluntario mensual de $9.421.750.

Pero el beneficio tributario no es tan grande como el beneficio desde el punto de vista laboral como se expone a continuación.

Beneficios laborales para el empleador que hace aportes voluntarios a pensión por sus trabajadores

Pagar salarios altos a un trabajador tiene un costo oculto que los trabajadores no suelen advertir, pues sobre ese salario hay que pagar prestaciones sociales, seguridad social y aportes parafiscales, lo que eleva considerablemente el costo para el empleador.

Esto se soluciona en parte pagando al trabajador una parte del salario en conceptos que no constituyan salario, o que se puedan acordar como no constitutivos de salario, y los aportes voluntarios a pensión cumplen ese papel perfectamente.

Así, se puede acordar con el trabajador pagarle un salario moderado y realizarle adicionalmente un jugoso aporte voluntario al fondo de pensiones, y el trabajador igual recibe un doble beneficio: incrementa el monto de la pensión que recibirá  y no tendrá que pagar impuestos por  valor. Es un gana  y gana para empleador y trabajador, y de hecho esta figura fue diseñada para beneficiar a un pequeño grupo de personas que devengan elevados salarios (presidentes de compañías, miembros de juntas directivas, y un largo etcétera de altos funcionarios del sector privado y público), pero que también puede ser aprovechado para quienes tienen menores ingresos.

Para aprovechar estos beneficios el trabajador debe estar afiliado a un fondo privado de pensiones, que ya dijimos sólo beneficia a quienes tienen salarios muy superiores al mínimo, pero si es posible negociar aportes voluntarios en los términos aquí expuestos, es una opción que resulta viable para más personas.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. MARIAM GARZON dice:

    Después de la reforma tributaria es relativo el beneficio, por que se limitan deducciones más renta exenta al 40% y si con las otras rentas exentas y las deducciones ya completa ese 40%, el único que se beneficia es el empleador.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.