El papel de los apoderados en la audiencia de conciliación laboral

Por

Un lector nos ha dejado la siguiente nota respecto al papel que cumplen los apoderados en las audiencias de conciliación laboral:

«Queda visto que los apoderados en el proceso laboral solo están pintados en la pared y son simples damas de compañía en las audiencias. Uff que mediocre es nuestro sistema judicial con sus leyes y todo»

La inconformidad del lector tiene como fundamento las limitaciones que les pone la ley a los apoderados de las partes durante el desarrollo de la audiencia de conciliación.

En efecto, es costumbre en los procesos laborales que los jueces se nieguen a permitir que los apoderados intervengan en las discusiones que se suscitan en la etapa de conciliación, tras considerar que la  participación de éstos en dicho ejercicio en lugar de facilitar el acuerdo lo complica, porque introducen en el debate sus propios intereses económicos, lo cual no es necesariamente cierto.

Basados en el hecho de que el trabajador es “el dueño del negocio” y que por lo mismo es él quien tiene la facultad de disponer de sus derechos, los jueces consideran que nada tiene que hacer en ese escenario el apoderado. Y que como el empleador es el que tendría que asumir el pago de lo que llegue a acordar con el demandante, el papel de su abogado en ese entorno carece también de protagonismo.

Pues bien, ante la pasividad que se le impone a los apoderados, el trabajador queda en manos del empleador y del juez, y en ese terreno el demandante generalmente lleva las de perder, porque allí el empleador acudirá a la desacreditada estrategia de simular no tener mayor interés en conciliar,  y el juez, por otra parte,  tratará de convencer al trabajador de que reduzca sus expectativas para facilitar el arreglo. Y entonces se escuchan frases como aquellas de que «es mejor un mal arreglo que un buen pleito» o que «es mejor pájaro en mano que ciento volando», que los procesos son largos y demorados, que el empleador se puede morir y perderse el crédito, que es mejor poquito ahora y no mucho nunca, etc. Y en ese contexto el trabajador, agobiado por las necesidades y la falta de recursos para cubrirlas, termina aceptando sumas inferiores a las  merecidas, con grave perjuicio para él y para su abogado, quien al haber pactado honorarios con base en un porcentaje de lo que se obtuviera en el proceso, recibe una remuneración muy inferior a las esperada.

Y si bien es cierto los apoderados pueden solicitarle a juez que les permita comunicarse con sus clientes, el juez accede siempre y cuando el litigante le asegure que su conversación con el cliente es para facilitar el acuerdo, o sea que no podría utilizar esa oportunidad para aconsejarle que no concilie porque las propuestas que se le están haciendo son manifiestamente lesivas para sus intereses. O sea que el juez se cuida de que el apoderado del trabajador no le vaya a desbaratar el acuerdo que él ha construido.

Otro aspecto a destacar en la mecánica de la conciliación está relacionado con la forma de pago de la suma convenida. Suele ocurrir que el trabajador luego de haber sido conducido por el juez y el empleador al arreglo, es sorprendido con la advertencia de que “Ahora vamos a definir el plazo con que contará el empleador para cancelar el dinero convenido”. O sea que el trabajador, que aceptó conciliar por ese valor pensando que iba a recibir inmediatamente el pago, se ve obligado ahora a permitir que éste se difiera a varias cuotas, lo que hace que al final el producto del arreglo se convierta en “plata de bolsillo”. Y como en el tema de los honorarios la  suerte del apoderado está ligada a la suerte del cliente, recibirá el producto de su trabajo «a cuenta gotas».

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. gustavo cruz Dice:

    Buenas tardes, me permito solicitar respetuosamente si es posible que se me informe si puedo demandar a un ABOGADO que haya dejado prescribir o caducar un proceso que se le encomendó ante que autoridad penal y rama jurisdiccional afín que se sirva pagar los perjuicios ocasionado a raizde lo que argumento gracias a respuesta.-

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.