El poder de persuasión de una empresa frente al trabajador

Hemos conocido de un caso que demuestra el poder de persuasión que una empresa puede tener frente un empleado que despide injustamente, y que si bien no es un comportamiento general, puede ser un hecho recurrente en nuestro medio.

Un empleado ha sido despedido sin justa causa. Ha sido llamado y le han ofrecido  una indemnización que apenas alcanza el 62% de la indemnización contemplada por la ley. El empleado, naturalmente en principio se negó a firmar la liquidación y el paz y salvo, puesto que sus derechos estaban siendo afectados seriamente.

El gerente de la empresa, muy amablemente (y cínicamente) reconoció que en efecto se le estaba pagando menos de lo que le correspondía, pero que comprendiera que la situación económica de la empresa no daba para pagar más, y  además, le  afirmó que él como trabajador podía optar por no firmar y acudir a la jurisdicción laboral a reclamar sus derechos, pero en ese caso, no le pagaría ninguna indemnización y que sólo pagaría lo que el juez de última instancia le ordenara, y le aconsejó considerar que un proceso judicial podía durar años y que no se sabía que podía pasar al final, por lo que razonablemente era mejor aceptar ese 62% y no esperar a un 100% incierto en un futuro lejano.

El trabajador reflexionó, y en efecto decidió firmar la liquidación y el paz y salvo previamente redactado por el abogado de la empresa.

Sin duda el gerente tiene experiencia en este tipo de “negociaciones” y juega a ganar de entrada aprovechando la debilidad del trabajador, y lo preocupante, es que el gerente tenía parte de razón, puesto que sobrados casos hay en que el trabajador ha perdido un juicio teniendo las razones de echo y de derecho para ganar.

Adquiera la Guía Laboral 2017 con el 40% de descuento.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.