El principio de la residencia y de la fuente son criterios de gravabilidad

La residencia fiscal se predica sólo en personas naturales o físicas y es factor determinante para gravar al contribuyente bajo el principio de la renta mundial, él cual está incorporado en el ordenamiento tributario en el artículo 9 del Estatuto Tributario, al señalar que las personas naturales nacionales o extranjeras, residentes en el país y las sucesiones ilíquidas de causantes con residencia en el país en el momento de su muerte, están sujetos al impuestos sobre la renta y sus complementarios en lo concerniente a sus rentas y ganancias ocasionales de fuente nacional y extranjera.

Se adquiere la calidad de residente cuando se cumple cualquiera de las cuatro condiciones señaladas en el artículo 10 ibídem:

 

  1. Permanecer continua o discontinuamente en el país por más de ciento ochenta y tres (183) días calendario incluyendo días de entrada y salida del país, durante un periodo cualquiera de trescientos sesenta y cinco (365) días calendario consecutivos, en el entendido que, cuando la permanencia continua o discontinua en el país recaiga sobre más de un año o periodo gravable, se considerará que la persona es residente a partir del segundo año o periodo gravable.
  2. Encontrarse, por su relación con el servicio exterior del Estado colombiano o con personas que se encuentran en el servicio exterior del Estado colombiano, y en virtud de las convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas y consulares, exentos de tributación en el país en el que se encuentran en misión respecto de toda o parte de sus rentas y ganancias ocasionales durante el respectivo año o periodo gravable.
  3. Ser nacionales y que durante el respectivo año o periodo gravable:

a) Su cónyuge o compañero permanente no separado legalmente o los hijos dependientes menores de edad, tengan residencia fiscal en el país; o,

b) El cincuenta por ciento (50%) o más de sus ingresos sean de fuente nacional; o,

c) El cincuenta por ciento (50%) o más de sus bienes sean administrados en el país; o,

d) El cincuenta por ciento (50%) o más de sus activos se entiendan poseídos en el país; o.

e) Habiendo sido requeridos por la Administración Tributaria para ello, no acrediten su condición de residentes en el exterior para efectos tributarios; o,

f) Tengan residencia fiscal en una jurisdicción calificada por el Gobierno Nacional como paraíso fiscal.

Cuando no se cumplen ninguna de las cuatro condiciones, las personas naturales son consideradas no residentes y tributan bajo el criterio de la fuente, es decir, sólo están sujetas al impuesto sobre la renta y complementarios respecto a sus rentas y ganancias ocasionales de fuente nacional y respecto de su patrimonio poseído en el país.

Como se puede observar, en el ordenamiento jurídico tributario se predican los dos criterios de gravabilidad el de la residencia y el de la fuente; los residentes tributan bajo el criterio de la residencia (ingresos de fuente nacional y extranjera) y los no residentes bajo el criterio de la fuente (ingreso de fuente nacional).

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.