El problema de crecer mucho

Cuando un país o una empresa crecen mucho económicamente hablando, en el mediano y largo plazo puede representar un problema difícil de resolver, por cuanto en el futuro será una tarea titánica mantener el ritmo de crecimiento inicial.

Cuando se crece se crean expectativas elevadas y se toman decisiones con base a esas expectativas elevadas, lo que obliga a crecer por lo menos al mismo ritmo, y en el momento en que eso no sea posible, el problema será mayúsculo, puesto que se tomaron decisiones y se hicieron proyecciones y también ilusiones con base a una tasa de crecimiento elevada y sostenida, que luego no puede ser cumplida. Y como dijera un mexicano, ahí viene el desinfle.

Cuando hay crecimiento la euforia embarga a todo el mundo, y como el ser humano por lo general es dominado por la avaricia, olvida que el futuro no está asegurado y actúa como si fuera tan bueno o mejor que el presente, y si ese futuro resulta ser poco alentador, los problemas llegan: quiebra de empresas y familias, desempleo deudas impagadas, etc.

Todo esto se debe a que el crecimiento constante supone una progresión geométrica que en algún momento será imposible de sostener. Supongamos una familia, empresa o país que tiene una renta de 1.000 unidades y que crece a un 10% anual. Todo el mundo espera que se siga creciendo por lo menos al 10% y con base a ello se actúa, por tanto la familia, empresa o país quedan obligados a crecer al 10%, o de lo contrario el colapso sería inminente.

El primer año un incremento del 10% de la renta implica obtener una renta de 100 unidades, pero en el segundo año se espera que el incremento sea de 110 por la progresión geométrica que allí existe (1.000x1,1)^n, y así sucesivamente lo  que implica que cada año se haga más difícil alcanzar la meta, ya que requiere crecer más unidades absolutas en cada periodo; primero 100 luego 110, luego 121, luego 133 y así hasta el infinito.

Esto es lo que lleva al fenómeno conocido como recalentamiento de la economía, el cual surge cuando el sistema mismo ya no soporta continuar con un crecimiento constante. Es como el motor de un carro, que en un principio permite pasar de 0 a 100 kilómetros en 5 segundos y luego por cada segundo la velocidad aumenta, pero llegará el momento en que el motor no dará más y se recalienta o hasta se funde.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.