¿El segundo ganador o el primer derrotado?

Por   22/09/2017

La competencia es inherente a todos los aspectos en la vida. Se compite en lo personal, en lo profesional, en lo laboral, y por supuesto en los negocios.

Y claro, cuando hay competencias hay ganadores y perdedores. ¿Cuántos ganadores y cuántos perdedores? Ganadores son pocos, los perdedores muchos, pero hay casos en que el ganados es uno sólo, los demás son perdedores.

El ganador sin duda es el primero. El segundo, dicen algunos, es simplemente el primer perdedor. El segundo no es otro que aquel que encabeza la lista de perdedores, según decía Ayrton Senna.

Esto se aplica mucho en los negocios, donde se debe apostar por el liderazgo en el mercado, en el sector.

Uno de los errores más comunes de un emprendedor, es su conformismo, su falta de ambición, algo que puede resultar fatal al enfrentar la competencia.

Dice un viejo refrán que para ser soldado hay que aspirar a ser general. Refrán completamente válido en el mundo del emprendimiento.

Es un hecho que no es posible lograr todo lo que se propone un proyecto, y si lo que se propone allí es poco, más poco será lo que se conseguirá.

Cuando se inicia cualquier proyecto, hay que planear sin temores y sin complejos ser el primero, porque el segundo ya no es el ganador, es el que podrá aspirar a tomar lo que el ganador deje. Nada más.

Todo esto para significar que hay que ser realistas pero ambiciosos a la hora de plantear un proyecto de emprendimiento. No debemos quedarnos cortos en aspiraciones, pues con seguridad también seremos cortos en ejecuciones.

Muchos aspectos del emprendimiento son de aptitud, de mentalidad, de seguridad en sí mismo, y esto redundará en creer firmemente en ser los primeros y en proyectarnos para ser los primeros.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.