El uso de múltiplos para fijar el precio de una empresa

Por

Una técnica de valoración es una forma de asignar un valor al plan de negocio de una empresa. Habitualmente se incluye el uso de múltiplos entre las técnicas de valoración.

En realidad, se trata de una forma de fijar un precio, o, más exactamente, de decidir si un precio es adecuado en comparación con otras transacciones. A continuación, veremos en qué casos está recomendada y como realizarla de una manera eficaz.

El juego de la fijación del precio

Un múltiplo es una ratio realizada con cifras relevante de los estados financieros de nuestra empresa y un precio asignado por el mercado o usado en una negociación.

Es importante entender la diferente utilidad de la valoración de empresas respecto a la fijación del precio. Cuando valoramos, intentamos conocer el valor teniendo en cuenta un plan de negocio a medio plazo y de una forma general. La valoración de empresas sirve para resumir en un número el futuro de nuestro negocio.

Cuando fijamos un precio, intentamos saber cuál será el valor de la empresa en una transacción a corto plazo. La fijación de precio sirve para realizar una transacción.

Los múltiplos nos ayudan en la segunda tarea, pero no en la primera. Dicho de otra forma, la valoración por múltiplos se hace para jugar al juego del precio, mientras que la actualización de flujos de caja se hace para jugar al juego del valor. Ambos son importantes, pero debes saber a cuál estás jugando.

El gran interés de los múltiplos es poder comparar unas empresas con otras en el contexto de un mercado o de una transacción. Queremos saber si nuestra empresa es cara o barata en relación a otras empresas. Por ejemplo, si hay una empresa cuyo precio es de 6 veces el EBITDA frente a 5 veces la media del mercado, podemos decir que está cara.

Múltiplos más importantes

Vamos a analizar tres múltiplos y los casos en los cuáles es más adecuado emplearlos.

Precio/beneficios

Esta ratio se denomina en inglés price earnings ratio (PER). Es la división entre la capitalización bursátil y los beneficios de la empresa. Esta ratio se usa frecuentemente en mercados organizados de acciones. Su interés radica en que correlaciona el precio con los beneficios. Un PER bajo, querrá decir que la empresa tiene unos beneficios elevados respecto a su precio y, por tanto, podemos considerar que su precio es barato. El mayor inconveniente es que la cifra de beneficios puede fluctuar mucho y está afectada por circunstancias contables como la amortización. Debido a ello, se emplea el EBITDA, (Earnings Before Interest Taxes Depreciation and Amortization) que son los beneficios antes de aplicar los intereses, impuestos y amortizaciones. Es una cantidad que nos aproxima el valor del flujo de caja operativo y, por lo tanto, un buen indicador de cómo evoluciona la actividad de la empresa.

El múltiplo de precio/beneficios sirve para comparar empresas en mercados maduros, con beneficios predecibles e información abundante sobre las transacciones. Es muy habitual emplearlo en el mercado bursátil.

Precio/ventas

Al dividir el precio entre las ventas y comparar el múltiplo entre diferentes empresas, nos estamos centrando en su crecimiento de mercado más que en su rentabilidad como en el caso anterior. Por esta razón, este múltiplo es interesante en sectores de alto crecimiento. Imagina que quieres adquirir una empresa startup, que, por definición, es una empresa de alto riesgo que durante los primeros años habrá tenido pérdidas. En este caso, no te interesa el múltiplo de precio/beneficios ya que producirá unos resultados muy dispares entre diferentes empresas debido a factores no relevantes. En cambio, su posición de mercado y, por lo tanto, sus ventas, son un elemento clave. Las empresas startup crecen rápido o desaparecen. Por esta razón, la evolución de las ventas y su relación con el precio son buenos indicadores del atractivo de la compraventa.

Precio/fondos propios

Cuando adquirimos un negocio, normalmente queremos continuar las actividades de la misma forma en que venían produciéndose. Sin embargo, en ocasiones, hay algún activo estratégico que nos interesa y queremos controlarlo e integrarlo en otro negocio. Adquirimos para transformar el negocio y por lo tanto queremos tener una visión clara del valor de los activos desde un punto de vista contable. En este contexto, la ratio de Precio/fondos propios es útil, ya que compara lo que pagaríamos con el valor en libros de la empresa.

En resumen, la fijación del precio por múltiplos es distinta del proceso de valoración. Confundir ambos procesos puede llevar a errores en el proceso de valoración que dificulten la transacción. Si no conocemos el valor, tampoco podremos estar seguros del sobreprecio o descuento que queremos conseguir en la negociación. Por eso es importante que, si quieres comprar un negocio, antes de aplicar la técnica de múltiplos para la fijación del precio hayas realizado una valoración mediante el descuento de flujos de caja. Así podrá evaluar qué parte del valor es intrínseco al negocio y cuál está influido por las circunstancias de la negociación. Cuanto más seguro estés del valor, mejor podrás fijar el precio.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.