En épocas de recesión es mejor reducir las deudas

La relación entre pasivo (deuda) y patrimonio depende de las condiciones económicas que se estén presentando a nivel interno y externo, en épocas de expansión donde se incrementan las ventas y las utilidades es factible tener un mayor porcentaje de pasivo mientras que en épocas de recesión lo mejor es reducir las deudas.

En momentos de recesión económica las ventas se disminuyen y en consecuencia se reducen las utilidades, situación que imposibilita la capacidad de cubrir los gastos financieros y genera la necesidad de reducir las deudas que impliquen un alto costo de intereses, con el fin de disminuir los gastos financieros y facilitar el manejo de la situación económica.

Las obligaciones financieras son pasivos que normalmente generan el pago de intereses, por tanto representan un mayor riesgo para los entes económicos quienes deberán minimizarlo mediante la adecuada toma de decisiones; veamos el siguiente ejemplo de una persona jurídica con tres escenarios (expansión, recesión sin reducción y con reducción):

Conceptos

Expansión

Recesión

Sin reducción

Con reducción

Ingresos

100.000

55.000

55.000

Costos

60.000

33.000

33.000

Gastos operacionales

20.000

20.000

20.000

Utilidad operacional – UAII

20.000

2.000

2.000

Gastos financieros

3.000

3.000

1.500

Utilidad antes de impuesto – UAI

17.000

-1.000

500

Provisión impuesto de renta (tarifa 33%)

5.610

297

165

Utilidad o pérdida neta

11.390

-1.297

335

 

Obligaciones financieras (intereses 30%)

10.000

10.000

5.000

Como se puede observar, en época de expansión las ventas son mayores y la utilidad operacional – UAII es suficiente para pagar los gastos financieros de $3.000 (10.000 X 30%), mientras que en la época de recesión las ventas son menores y la utilidad operacional – UAII no es suficiente para pagar dichos gastos financieros.

En el escenario de recesión sin reducción de obligaciones financieras se genera pérdida antes de impuesto, siendo obligatorio calcular el impuesto mediante la renta presuntiva $297 (30.000 X 3% X 33%), de esa forma se aumenta la pérdida neta a $1.297; diferente situación se presenta si las obligaciones financieras se reducen de $10.000 a $5.000, debido a que los gastos financieros disminuyen a $1.500 (5.000 X 30%) y finalmente se genera una utilidad neta de $335.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.