En la escrituración de bienes lo barato puede salir caro

En nuestro país es una costumbre escriturar un bien por un valor irrisorio, muy por debajo del valor por el que se compró, lo cual en el futuro puede resultar muy costoso.

Las exageradas tarifas notariales y de registro, hace que la gente cuando venda un bien raíz haga la escritura respectiva por un valor bajo, de manera tal que los gastos notariales sean mínimos.

Esta estrategia permite ahorrar bastante plata, pero no tanto para compensar lo que luego toque pagar por impuestos en caso de vender el bien raíz.

Recordemos que por lo general, el costo fiscal de un bien es el valor de compra, el cual no es otro que el valor que figure en la escritura pública, y es ese costo fiscal que se tendrá en cuenta para determinar la ganancia ocasional cuando dicho bien se venda.

Al tener un valor de escritura bajo, si este es el que procede como costo fiscal [más los ajustes pertinentes que la ley contempla], la ganancia ocasional será elevada, y con ello el impuesto que se ha de pagar.

Si bien las tarifas notariales son elevadas, es mucho más elevado el impuesto por ganancias ocasionales, por lo que el ahorro conseguido al principio, es muy inferior a lo que haya que pagar al vender el bien.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.