¿En nuestro sistema de salud una urgencia ya no es urgente?

Así parece ser la realidad de nuestro sistema de salud. Cuando se va a un centro de urgencias de cualquier hospital o clínica, poco importa el nivel de su urgencia, igual tendrá que esperar entre una y seis horas para que le atiendan.

Para darse cuenta de la gravedad del asunto, basta ir al centro de urgencias de algún hospital en las horas de la noche. Allí se encontrará con pacientes heridos, o con graves padecimientos, abandonados u olvidados en algún pasillo.

Se supone que cuando una urgencia  compromete la vida de un paciente, o puede dejar serias secuelas en su salud si no se le da tratamiento oportuno,  debe ser atendido de inmediato, pero en muchos casos ya no vale que la “urgencia sea urgente”,  igual la atención se demorará.

Es inaceptable que para ser atendido de urgencias, se deba hacer una fila de horas. Cuando un paciente recurre a un centro de urgencias es porque tiene una sería dolencia.

Es posible que esa dolencia que lo afecta no la cause la muerte [eso argumentan médicos y funcionarios], pero sí afecta su calidad de vida y merece atención pronta.

Un fuerte dolor por apendicitis, por ejemplo, puede que no mate el paciente si se le demora su atención dos o tres horas, pero no es nada humano dejar  que  un paciente palidezca del dolor durante varias horas en la sala de espera sin hacer nada por aliviarlo. Muchas veces ni siquiera hay donde sentarse.

Si es reprochable obligar a un usuario a realizar una fila de tres o cuatro horas en un banco o en alguna oficina de recaudación de impuestos, más reprochable es hacer esperar a un paciente con fuertes dolencias. Es una situación que no se debe tolerar, que debe causar la reacción del usuario, de las entidades de control, de alguien que de alguna forma pueda ayudar en el mejoramiento de tan difícil situación que afrontan los usuarios del sistema de salud.

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. Sandra Prieto dice:

    Más que terrorífico que esperar cuatro horas es que llegas a un triadge que lo hace un enfermero y es quién decide con base en tus signos vitales, si te mereces la atención por urgencias o por una cita prioritaria. Aceptas y pagas la cita prioritaria y sales de allí sin un solo examen de diagnóstico y con acetaminofén, loratadina, suero oral y una inyección de diclofenalco para que se te vaya el dolor y dejes de joder en la EPS.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.