¿En qué consisten las operaciones al descubierto en el mercado de valores?

Según el glosario de la Bolsa de Madrid, se denomina venta al descubierto a la operación que implica vender a plazo valores que no se poseen, con la finalidad de poder comprarlos después a una tarifa menor. El descubierto es el conjunto de ventas a plazo realizadas por especuladores que no cuentan con títulos para entregarlos.

Es una posición especulativa en Bolsa que consiste en apostar por la caída de un valor.

De esta forma, un inversionista, en general un 'hedge fund', toma prestados unos títulos (en ocasiones ese préstamo se lleva a cabo sin el consentimiento del dueño de los mismos), para venderlos ante la expectativa de que el valor de esas acciones va a bajar.

¿Cómo funciona?

La operación consiste en vender acciones de empresas anticipando la baja de sus precios; esto es, apostar a que el valor de una acción va a bajar, cuestión que en la práctica supone alimentar aún más la caída del precio.

La llamada venta al descubierto, mejor dicho, cuando no se tiene el préstamo, es posible cuando la venta y posterior compra de las acciones se llevan a cabo en el mismo día, con lo que la entidad que liquida las operaciones, no logra detectar si se han llevado a cabo con o sin acciones reales.

Legalidad

La legislación de algunos como la española,  prohíbe la venta al descubierto de acciones, y está siendo el caso en otros países. La prohibición de ventas al descubierto sobre acciones del sector financiero en España, Italia, Bélgica y Francia fue polémica en el mercado puesto que esta medida logra frenar la tendencia a la baja de las Bolsas pero según algunos expertos no resuelve la raíz del problema que es el alto endeudamiento de Europa, por ejemplo.

El gobierno alemán aplaudió la medida y propuso que abarque a toda la eurozona para impedir "especulaciones destructivas".

Esta medida fue tomada en un periodo de inusual volatilidad del mercado de valores y afectó a más de 800 empresas de inversión especializadas pero permite reforzar la confianza del inversor y estabilizar el mercado de acciones.

¿Cuáles son los beneficios?

Cuando las acciones han caído, el inversionista las recompra y las devuelve al prestamista, obteniendo como ganancia el diferencial entre el precio de venta y el de la posterior recompra. El ahorrador sufre la caída del valor.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.