¿Entonces cómo se debe llamar la factura?

Con la modificación que hiciera la ley 1231 de 2008 al código de comercio, en lo referente a las facturas, se ha generado una confusión respecto a cómo se debe llamar la factura para que esta tenga validez.

Es importante que la factura tenga validez para efectos tributarios y comerciales, esto es, que constituya título valor.

La ley 1231 ya no contempla la expresión “Factura cambiaria de compraventa”, de modo que una factura así, ya no constituye título valor.

En cambio, la ley 1231 estableció que la factura debe cumplir los requisitos contemplados por el artículo 617 del Estatuto tributario, y este dice en su literal a, que la factura debe estar denominada  expresamente como factura de venta.

Como quedó el código de comercio después de la modificación de la ley 1231 de 2008, éste no contempla denominación alguna para la factura, sino que se remite a los requisitos contemplados en el artículo 617 del estatuto tributario, y según este, la factura debe denominarse “Factura de venta”.

En este orden de ideas, para que la factura sea considerada título valor, debe denominarse expresamente “Factura de venta”.

No sobra decir que dese el punto de vista tributario, quien expida una factura, deberá llamarla expresamente “Factura de venta” también, de modo que la denominación de la factura se ha unificado tanto para efectos tributarios como comerciales.

Si la factura no se llama “Factura de venta”, no podrá considerarse título valor, y no se entenderá cumplida la obligación de facturar, pero no afecta la procedencia de costos o deducciones, toda vez que el artículo 771-2 no exige que para la procedencia de costos  y deducciones, la factura deba llamarse de una u otra forma, así que resulta indiferente si la factura que soporta un costo o gasto se llama factura de venta o factura cambiaria de compraventa.

Como ya se hizo mención, en cuanto a la obligación de facturar, para que esta se considere cumplida, la factura deberá llamarse expresamente “Factura de venta”.

Recordemos que la Dian, mediante circular 00096 de 2008, en su artículo 8 estableció que “los formatos de factura cambiaria de compraventa elaborados con base en la numeración autorizada y que no han sido utilizados se entiende anulados por la entrada en vigencia de la Ley 1231 de 2008”.

Recordemos que con la legislación anterior, si una factura se llamaba “Factura cambiara de compraventa”, se entendía cumplida la obligación de facturar según el artículo 617 del estatuto tributario, es decir, que la denominación “Factura cambiara de compraventa” se entendía equivalente o similar  a la denominación “Factura de venta” [Artículo 2 del decreto 1165 de 1996], situación que ya no se da, lo que obliga a que necesariamente la factura deba denominarse “Factura de venta”.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. jose dice:

    una factura de una tesorería municipal se convierte en un subtitulo tiene tiempo de vencimiento habiendo comprado un terreno para construir una vivienda y ala fecha no la he legalizado con una escritura pública

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.