¿Es Bitcoin una burbuja financiera?

Por   18/12/2017

En noviembre de 2017, un Bitcoin se intercambiaba por algo más de 6.000 USD. Un mes después su cotización alcanzó 18.000 USD.

El precio se ha multiplicado por 3 en menos de un mes. ¿Se trata de una burbuja financiera o es un incremento que refleja el valor económico del sector emergente de las criptomonedas?

Bitcoin es una red

Bitcoin es una red en la cual los nodos participan para efectuar transacciones entre sí. Dichos nodos también tienen la responsabilidad de comprobar que las transacciones son fiables. Por lo tanto, al ser una red, cuantos más nodos participen, mayor será la fiabilidad y utilidad de Bitcoin.

Las monedas tradicionales también son redes. Los nodos son las personas que utilizan el dinero para pagar. La gran ventaja de la que disponen las monedas tradicionales frente a las criptomonedas es que existe una regulación que las respalda, lo cual hace que su adopción sea universal. Si existe un problema de falsificación de moneda, la persona engañada puede acudir a los tribunales de justicia para intentar recuperar el valor perdido. Las criptomonedas no están sometidas a una regulación que permita asegurar automáticamente su valor en caso de fraude.

La visión inicial de Bitcoin era crear una divisa autorregulada para la cual no hiciera falta la intervención de una autoridad central. Esta idea, que puede favorecer la implementación tecnológica, es un lastre a la hora conseguir la adopción de Bitcoin como medio de pago universal.

¿Por qué sube la valoración?

A la hora de valorar cualquier activo tenemos que considerar dos elementos:

  • en primer lugar, está la utilidad intrínseca del bien que analizamos. Cuanto más útil sea algo, más valor tendrá.
  • en segundo lugar, influirá la cantidad de personas que demanden dicho bien. Un activo que no es demandado tendrá un valor bajo. Por el contrario, un activo cuya demanda sea elevada, tendrá un valor muy alto.

El problema se plantea cuando es difícil conocer la utilidad futura de un activo. Podemos imaginar que Bitcoin es un gran avance tecnológico, pero somos incapaces de determinar en qué medida será útil como medio de almacenamiento e intercambio de valor.

El segundo problema, más preocupante aún si cabe, es la existencia de una demanda auto-inducida. Este tipo de demanda es típico de las burbujas financieras. Se basa de un comportamiento irracional. Las personas tienden a elegir aquello que otros miembros de la comunidad eligen. En inglés hay una expresión que describe bien este comportamiento: FOMO (fear of missing out). Literalmente significa “miedo a quedarse fuera”. En el inicio de todas las burbujas financieras, existe una emoción básica de los participantes del mercado que no quieren perder la oportunidad de ganar los enormes retornos que se prometen.

Cuando se produce una burbuja especulativa, los movimientos al alza se producen por la idea de los participantes del mercado de que la cotización seguirá creciendo. Esta es una idea irracional, porque ninguna cotización crece indefinidamente. Bitcoin no será diferente.

Valor intrínseco contra demanda

La gran duda, en el caso de Bitcoin, es entender si realmente estamos ante un avance tecnológico crucial cuyo valor intrínseco (utilidad) justifica un incremento sostenido del valor.

Hay razones que llevan a pensar que es así:

  • Bitcoin es una red que lleva funcionando desde 2009 sin haber sufrido disrupciones críticas de su operativa.
  • La innovación que introdujo Bitcoin, basada en la tecnología blockchain, está llamada a transformar la forma en la que operan muchos sectores de la economía.
  • Existe una innovación constante de la plataforma tecnológica y, sobre todo, del protocolo.

También existen factores que hacen dudar de la viabilidad de Bitcoin como moneda global:

  • Existen problemas de escalabilidad. Una de las características la tecnología de cadena de bloques consiste en la replicación de la base de datos que contiene las transacciones en cada uno de los nodos. Esto implica un tamaño creciente de la base de datos y, por ello requiere un mayor poder de computación.
  • No existe un plan de desarrollo claro de la moneda. Por el contrario, la posibilidad de que en cualquier momento se pueda producir una bifurcación (fork) de Bitcoin, crece con el tiempo. La última vez que se produjo una bifurcación fue durante la creación de Bitcoin Cash.
  • La falta de regulación no es un problema crítico en fases tempranas de desarrollo, pero no es posible la creación de un mercado sostenible a largo plazo si no existe una regulación jurídica armonizada para todos los operadores.

En definitiva, existen factores que llevar a pensar que la cotización de Bitcoin está creciendo al incrementarse la utilidad de la moneda, pero también hay grandes dudas. La incertidumbre es demasiado alta. Ninguno de los inversores que están tomando posiciones en Bitcoin lo hace porque tenga una idea clara de cuál será la utilidad de esta moneda en los próximos años. La mayoría de las posiciones alcistas tienen un carácter especulativo. Cada vez más inversores conocen el mundo de las criptomonedas y están interesados en diversificar sus inversiones. Como en las tradicionales burbujas financieras, la cotización de Bitcoin seguirá subiendo mientras haya nuevos operadores dispuestos a creer que valor de la moneda crecerá sin descanso. Es lógico pensar que esto no sucederá.

La estrategia de inversión de los operadores dominantes se basa en crear movimientos al alza que puedan ser seguidos por inversores más pequeños. Durante la fase alcista, los inversores dominantes, que manejan grandes volúmenes, se deshacen de pequeños paquetes de su inversión, procurando no crear un movimiento a la baja. El objetivo es que aparezcan nuevos inversores esperanzados en conseguir enormes retornos a través del continuo ascenso de la cotización. En el momento en que los inversores dominantes consideren que se ha agotado el recorrido, provocarán un movimiento a la baja, el cual podrían incluso aprovechar mediante la toma de posiciones bajistas.

Como en cualquier mercado financiero, la mejor recomendación es no participar en ningún mercado de alto riesgo si no se conoce el funcionamiento del activo subyacente. Y, por encima de todo, no tomar una posición especulativa desproporcionada a la cantidad que se puede invertir.

Bitcoin no es un esquema financiero basado en el engaño. Esta criptomoneda ha sido una innovación tecnológica fundamental y su aplicación ha sido un éxito. Pero es indudable que el mercado está entrando en una fase de máxima volatilidad equiparable a otras burbujas financieras. Cuanto más se prolongue la fase alcista, más probabilidad habrá de caídas importantes.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Andrés García dice:

    ¡Admirable análisis!

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.