Es imperativo que la Dian ordene su doctrina con vigencias y concordancias

La doctrina producida por la Dian es una herramienta de gran ayuda para el contribuyente en los casos en que hay duda respecto a la interpretación de una norma, pero el desorden que hay en la base de datos que brinda la Dian al público hace que en muchos casos sea inútil y sobre todo, originaria de muchos problemas para el contribuyente.

El principal problema que se presenta es que al consultar un concepto o un oficio de la Dian, resulta imposible saber si ese concepto está vigente o no.

La oficina jurídica de la Dian dice y se desdice a  cada rato. Cambia de opinión con gran velocidad y no es difícil encontrar varios conceptos diametralmente opuestos sobre un mismo tema, y resulta imposible tener certeza sobre cuál es el  que está vigente.

Una prueba de ese desorden lo encontramos en la doctrina relacionada con la retención en la fuente en las bonificaciones  por retiro, donde la Dian ha vuelvo sobre sus pasos infinidad de veces,  y en un mismo año ha llegado a generar hasta 3 conceptos contrarios, donde el primero dice una cosa, el segundo dice que lo que decía el primero ya no es, y el tercero dice que lo que decía el segundo tampoco es y que en su lugar lo que es,  es lo que decía el primero. ¿Qué seguridad jurídica puede haber?

Esta situación hace que los contribuyentes con facilidad se equivoquen al aplicar un concepto que ya fue revocado pero que en ninguna parte lo advierte.

Lo ideal, y que le evitaría muchos problemas al contribuyente a la vez que a la Dian, es que esta actualice cada concepto que ha sido revocado y adjunte las concordancias correspondientes.

Y es que ni siquiera se publican todos los conceptos y oficios, por lo que ni consultando todo lo que está a disposición en la página web de la Dian es posible alcanzar la certeza de qué es lo que está vigente. Probablemente ni ellos mismos saben cuál de su doctrina sigue vigente y cuál  no.

¿Si la Dian revoca un concepto resulta tan difícil ir hasta ese concepto y agregar una pequeña nota aclarando que ha sido revocado por x concepto? Seguro que no, es cuestión de querer hacerlo y de querer ofrecer un buen servicio a los contribuyentes.

¿Cuándo desgaste administrativo se ahorraría la Dian si su banco de datos doctrinario estuviera actualizado y concordado?

Seguramente hacer el trabajo hacia atrás resulte arduo por la prolífica generación de doctrina que caracteriza a la Dian, pero al  menos podrían considerarlo hacia futuro y no requeriría una mayor inversión. Seguro que un par de practicantes serían suficientes para hacer esa pequeñas anotaciones a pie de página de cada concepto que se vaya modificando o revocando.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

3 Opiniones
  1. Antonio Ricaurte Rojas dice:

    Totalmente de acuerdo. He sido víctoma de ese desorden.

  2. MARIAM GARZON dice:

    En cuestión de doctrina es complicado por que no tienen organizado los conceptos ni por fecha ni por tema y los anteriores al 2007 no se encuentran, que le faciliten la tarea al contribuyente.

  3. Felipe dice:

    Es que esa labor interpretativa históricamente le ha correspondido a los operadores jurídicos, al menos en los sistemas normativos que se identifican bajo el civil law, donde existe tanta densidad normativa acerca de un solo punto. No es una tarea fácil salir a analizar todo el ordenamiento jurídico con cada concepto que se expide, porque con cada coma, cada palabra o depende la sintaxis del interprete se le puede cambiar el sentido a la norma; mas aun, cuando la labor interpretativa que hace la DIAN es sobre los vacíos legales del orden tributario que no tienen ningún grado de certeza.

    Adicional a esto, los funcionarios con mando medio de la DIAN mantienen alcanzados para la expedición de conceptos, por ejemplo, hoy en día con ultima reforma hay mucha incertidumbre sobre muchos asuntos, pero los funcionarios de la DIAN aun ni han recibido capacitación sobre la reforma estructural, y ya les toca salir a llenar esos vacíos, ante la presión de los superiores, investigando de forma autodidacta “como sea” o como “mas les convenga”

    Conclusion, para mi, esto evita con una verdadera reforma tributaria estructural, que por acto legislativo sea inmodificable por los próximos 12 años, porque si bien el cambio normativo perjudica a los contribuyentes, mas aun, a la entidad que se encarga del recaudo, porque es la que fiscaliza e investiga. Ningún orden jurídico puede tener certeza, seguridad y claridad, y haber aguantado 12 reformas sustanciales en últimos 27 años.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.