¿Es válida la filosofía de Robin Hood?

El legendario Robin Hood luchaba para quitarle a los ricos y darle a los pobres, una actitud que ha despertado mucha simpatía por la noble intención. ¿Pero es válida dicha filosofía?

Ayudar a la gente pobre es una loable misión, y tanto la sociedad como los gobiernos deberían buscar la forma de apoyar a las personas más pobres. ¿Pero quitarles a los ricos para darles a los pobres es la mejor solución al problema de la pobreza?

La respuesta es no. Los problemas se deben atacar en su raíz, y la raíz del problema no son los ricos. Los ricos no son los culpables de la pobreza, al contrario, son los ricos los responsables de que la pobreza no sea generalizada.

Si le quitamos al rico para darle al pobre, el pobre seguirá siendo pobre y muy seguramente el rico terminará pobre.

Es precisamente esta filosofía la que han aplicado algunos países comunistas, y vemos que todos sus habitantes quedaron pobres, por lo que definitivamente la solución a la pobreza no es quitarle al rico para darle al pobre.

No se debe tratar de que el rico pase al círculo de los pobres, sino de que los pobres pasen al círculo de los ricos, y eso no se consigue quitándoles a los ricos.

El problema es que el pobre no tiene los elementos ni las herramientas para conseguir riqueza, de modo que el camino es buscar la forma de ofrecerle al pobre los medios necesarios para que pueda formar riqueza.

Y no se trata de regalar nada, pues las cosas gratis no son productivas. Se trata de dotar al pobre de lo necesario para que este mismo construya riqueza.

Si a una persona se le otorga un subsidio de $1.000.0000, con toda seguridad esta persona se siente a ver televisión durante todo el mes, se come la plata y al siguiente mes seguirá siendo un pobre a la espera de más subsidio, circulo vicioso del que nunca saldrá. Subsidiar a la población es echar recursos en un barril sin fondo.

A la gente hay que facilitarle los medios para que hagan las cosas por sí mismo, pero no se les puede mantener gratis, puesto que nunca serán productivos, y una sociedad que no es productiva, que no trabaja, que no lucha, será pobre siempre, por más ayudas económicas que reciba.

El pobre es pobre generalmente por falta de oportunidades, oportunidades que no llegan porque no están capacitados para hacer nada diferente a esperar que alguien, una ONG o el estado, les den las cosas gratis.

La única manera de hacer riqueza es trabajando duro, por lo que si el pobre no sabe cómo trabajar, pues hay que enseñarle, pero no regalarle la plata porque nunca trabajará y nunca conseguirá nada.
Lo que la población necesita, es educación en primera instancia, y luego acceso a capital de trabajo para que pueda invertir en lo que se formó. Las cosas son tan sencillas como eso: fórmelo y ofrézcale financiamiento, pero no le regale nada porque nunca hará nada por sí mismo. Aunque suena cruel, la lógica y la razón pocas veces fallan.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Miguel dice:

    Al pobre se le debe ayudar dándole el pescado mientras se le enseña a pescar, los subsidios bien direccionados son necesarios, el hombre necesita satisfacer sus necesidades básicas para tener alguna oportunidad de salir de su situación y de eso hace referencia el padre de la sicología Maslow

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.