Estados financieros fraudulentos

El sistema contable permanentemente se encuentra expuesto a ser manipulado por la administración, empleados o terceras personas que mediante la realización de actos intencionales defraudan los recursos de las organizaciones empresariales y desfiguran los estados financieros para ocultar el delito.

Las irregularidades se presentan en forma disimulada con la manipulación de registros (omisión o alteración de asientos, sumas y asientos falsos) y documentos (destrucción, preparación y alteración), como por ejemplo:

  1. Recibir pagos o depósitos de clientes y no contabilizarlos o contabilizarlos por una menor cuantía.
  2. Alterar el recibo de productos como materia prima, mercancías no fabricadas por la empresa o propiedades planta y equipo, registrándolos por una menor cantidad o no reconocerlos contablemente.
  3. Aumentar los saldos de las cuentas por cobrar o disminuir los saldos de las cuentas por pagar, con el fin de favorecer a un tercero.
  4. Omitir o demorar la legalización de un anticipo.
  5.  Incrementar en forma fraudulenta los gastos de viaje y representación.
  6. Registrar activos y pasivos ficticios.
  7. Realizar pagos dobles a proveedores.
  8. Contabilizar compras inexistentes para su posterior pago.
  9. Adulterar los recibos de caja, consignaciones bancarias o dobles reembolsos de caja menor.
  10. Realizar préstamos de dinero, ventas de servicios o productos a clientes ficticios.
  11. Utilizar los activos (dinero, bienes y derechos) sin previa autorización o registro.
  12. Sustraer los activos en forma temporal o definitiva.

La ocurrencia de una o varias de las irregularidades anteriormente enumeradas produce un quebrantamiento en el sistema contable y necesariamente como consecuencia se elaboran y presentan estados financieros fraudulentos que reflejan una situación financiera engañoso, perjudicando a los usuarios internos y externos de la información.

Para minimizar el riesgo de manipulación en el sistema contable es necesario que exista un trabajo mancomunado entre la auditoría interna y la revisoría fiscal con el fin revisar y evaluar constantemente los controles, además de avizorar otros riesgos que al materializarse podrían impactar en forma negativa los estados financieros.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.