Falsead ideológica en documento privado

Por

La falsedad en documento privado es un delito en que suelen incurrir desde trabajadores hasta contadores públicos, representantes legales y asesores jurídicos  de una empresa, pero hay una especie de variante de falsedad en documento privado que merece especial atención, variante que se conoce como falsedad ideológica en documento privado.

La falsedad ideológica en documento privado es una de las prácticas más comunes en una empresa, y por tal razón trataremos de explicar en qué consiste este delito.

La falsedad ideológica hace referencia al  contenido del documento más no sobre el documento como tal.

Un documento falso es un documento que no es original, que no es autentico, que es una imitación de un original, que no ha sido expedido o elaborado por la autoridad o entidad competente, o que siendo autentico ha sido alterado posteriormente.

Por ejemplo, es falsa la certificación laboral que ha sido elaborada por una persona distinta al representante legal o su delegado, y que por supuesto se le ha imitado o falsificado la firma.

Es falsa la certificación auténtica pero que posteriormente se le cambió algún valor, como por ejemplo el número de años certificados.

Veamos ahora en qué consiste la falsedad ideológica.

Un documento es falso ideológicamente cuando siendo auténtico contiene información falsa.

La Corte constitucional en sentencia C-637 de 2009 definió la falsedad ideológica en un documento de la siguiente forma:

La falsedad ideológica consiste en la falta de verdad de un documento, independientemente de su integridad materialidad. Así, el documento que contiene información no veraz, es ideológicamente falso:

“La falsedad ideológica en documentos se presenta cuando en un escrito genuino se insertan declaraciones contrarias a la verdad, es decir, cuando siendo el documento verdadero en su forma y origen (auténtico), contiene afirmaciones falsas sobre la existencia histórica de un acto o un hecho, o sus modalidades, bien porque se los hace aparecer como verdaderos no habiendo ocurrido, o cuando habiendo acontecido de determinada manera, son presentados de una diferente.

Es ideológicamente falsa la certificación laboral  auténtica (que ha sido elaborada y firmada por el representante legal de la empresa), pero que contiene información falsa.

Por ejemplo, el representante legal que siendo muy amigo de un empleado suyo le expide una certificación laboral certificando una experiencia con su empresa de 10 años cuando en realidad sólo han sido 5. En  este caso, al certificación es auténtica, no ha sido falsificada pero su contenido es falso, falta a la verdad.

La falsedad ideológica se presenta también cuando el contador público maquilla o altera un estado financiero para hacerle creer a los bancos o proveedores que tiene una solvencia económica suficiente cuando no es así. Ese estado financiero es auténtico pero su información es en parte falsa.

Como se puede inferir, este delito es más común en nuestras empresas de lo que imaginamos, y olvidamos que este delito, según el artículo 289 del código penal colombiano, puede implicar prisión de 16 a 108 meses, sin perjuicio de la responsabilidad civil que se pueda derivar de la falsificación ideológica del documento.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.