Fraude en la facturación entre comerciantes para evadir impuestos

Por

En el comercio pequeño y mediano desde hace ya bastante tiempo se está llevando a cabo una especie fraude con  factura con el fin de no aparecer en el radar de la Dian por el monto de las compras que los comerciantes realizan a sus proveedores.

Un negocio pequeño o mediano, como las tiendas de barrio, por ejemplo, cuando compran a sus proveedores suministran la cédula de un tercero, ya sea un vecino, un familiar o incluso la de otro comerciante para que sus compresas le sean facturadas a ese tercero.

Es una práctica generalizada utilizada por los mismos vendedores que surten a los comerciantes, y tienen grandes bases de datos que les permiten cargar facturas a personas que nunca han comprado nada.

Del trabajo se encargan los mismos proveedores.

Y deben hacerlo porque hay comerciantes que ponen como condición para la compra que no les facturen a su nombre, y el vendedor urgido por cumplir con sus cuotas mensuales de ventas solucionan ese inconveniente facturando a terceros que nada tienen que ver con el negocio.

Esto ha llevado a que muchas personas aparezcan en la Dian con millonarias compras sin comprender la razón pues nunca las han realizado.

Desconocemos si la Dian tiene conocimiento de esta práctica que está perjudicando a mucha gente y permitiendo que muchos comerciantes no declaren renta cuando deberían hacerlo.

Algunos comerciantes conscientes del problema incluso sugieren que para evitar ese tipo de fraude las facturas deberían tener la huella digital como un mecanismo para identificar con mayor facilidad al verdadero comprador.

Y es que a muchas personas les puede resultar muy difícil probar que las compras que figuran a su nombre no las hicieron, y que sus datos personales han sido utilizados sin su consentimiento para defraudar al estado.

Es por eso por lo que perder la cédula o entregar los datos personales a terceros es un riesgo, porque uno de los fraudes de que podemos ser víctimas, es que nos carguen millonarias compras que nunca hemos realizado y terminemos investigados por la Dian.

El estado debería prestar atención a esta problemática e imponer severas sanciones a quienes de manera fraudulenta les facturan a personas que no son los verdaderos compradores.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

3 Opiniones
  1. PACHO SACO Dice:

    Buenos Dias, ¿ Pregunto pòr que no existe la opcion de imprimir sus comentarios ?

    Responder
  2. Sinforoso Picon Dice:

    Lo más grave es que generalmente al hacer ese acto, le quitan beneficios sociales a muchas personas que necesitan de los programas de gobierno para su pensión y salud.

    Responder
  3. Luis Dice:

    Los vendedores que le hacen ventas a esos comerciantes de barrio, como son siempre de contado, deberían usar los “documentos equivakentrs a factura para venta masiva ambulante de bienes” (art 1 decretó 1514 de 1998 recogido en el 1.6.1.4.5 del decreto 1625 de 2016). Es el mismo que se pide que entreguen los dueños de las máquinas vending machine. Y ese documento no exige incluir el nombre del comprador. Y listo. Se acabó el problema

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.