Ganancias ocasionales no se incluyen para determinar el tope para la presentación de información exógena

Por   30/10/2017

Personas naturales y la obligación de presentación de la información exógena por superar los $500 millones ¿Incluye el tope las ganancias ocasionales?

Un lector nos indica el siguiente caso:

«Un médico, asalariado, con ingresos promedio de $ 120 millones al año, obviamente no obligado a llevar contabilidad en el año 2014 vende su apartamento por $ 400 millones y enseguida compra otro por $ 600 entregando los $ 400 y queda debiendo $200

Pues bien, lo acaba de requerir la DIAN por no presentar información exógena del 2016.Porque a su salario $ 120 le suman los $ 400 de la venta del apartamento, los cual le da $ 520, es decir excedió el tope.»

Es decir, que una persona que tiene ingresos de 120 millones de pesos anuales, supera el tope de 500 millones, pero solo sí considera las ganancias ocasionales como ingresos brutos. De allí que la pregunta que surge es ¿deben computarse las ganancias ocasionales para efectos de establecer el tope de ingresos brutos para estar obligado a presentar la información exógena?

Para el año gravable 2016, fecha que nos indica el lector en su ejemplo, la resolución 112 del 29 de octubre de 2015 señala en el literal a) del artículo 4  que estaban obligados a presentar la información exógena a) las personas naturales y asimiladas, que en el año gravable 2014 hayan obtenido ingresos brutos superiores a quinientos millones de pesos ($500.000.000).

Nótese como la norma indica que deben revisarse el tope de ingresos brutos, sin distinguir que deban incluirse allí las ganancias ocasionales o no. Por ello surgieron dos teorías; una que indica que cualquier ingreso independientemente de que sea ganancia ocasional es ingreso bruto. Y otra, que indica que la denominación de ganancia ocasional hace que ese ingreso sea independiente al de ingresos brutos y que en consecuencia a pesar de ser ingreso no debe computarse para efectos de revisar la obligación de presentación de la información exógena.

Obviamente, la DIAN tomó partido por la primera postura que incluía las ganancias ocasionales como ingresos brutos, y mediante Oficios N° 016455 del 26 de febrero de 2009 y oficio 013446 del 29 de febrero de 2012 señaló lo siguiente:

«Es así como la doctrina vigente de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales mediante Oficio No. 057583 de 2005 al precisar que ” la ganancia ocasional como su nombre lo indica es un ingreso que no es ordinario, sino todo lo contario esporádico, infrecuente, extraordinario, que se obtiene por el cumplimiento de determinados hechos que no hacen parte de la actividad cotidiana del contribuyente o por el azar o la mera liberalidad de otras personas”, dejó claro que la ganancia ocasional como ingreso extraordinario forma parte de todos los ingresos de que trata el artículo 26 del E.T y en consecuencia dicha ganancia ocasional deberá tenerse en cuenta dentro de los ingresos brutos de que trata el artículo 1 de la Resolución mencionada.»

Sin embargo, el Consejo de Estado sentencia 19566 de 2014 al anular los citados conceptos, dejó clara cuál debería ser la interpretación que debería dársele al concepto de ingresos brutos para efectos de la obligación de presentación de la información exógena, señala la entidad:

«El artículo 26 del ET, al cual remite el parágrafo del artículo 1° de la Resolución N° 03847 de 2008, dispone que los ingresos brutos corresponden a la suma de los ingresos ordinarios y extraordinarios, en general, independientemente de la causa de unos y otros.

Tal disposición se adoptó en el contexto de la depuración de la renta ordinaria como impuesto principal del cual es complementario el impuesto de ganancias ocasionales.

Si bien los ingresos constitutivos de dichas ganancias son extraordinarios por no provenir del giro ordinario de los negocios del contribuyente de renta, no pueden incluirse entre los ingresos brutos que establece la norma legal comentada, precisamente porque ésta se previó para la determinación de los ingresos base de la renta líquida gravable con el impuesto principal de renta, es decir, los que sí provienen del giro ordinario de los negocios del contribuyente.

En consecuencia, la remisión hecha por el parágrafo del artículo 1° de la Resolución N° 03847 de 2008 al artículo 26 del ET, debe entenderse en la exégesis propia de este último, asociada a la liquidación de “ingresos brutos” para la depuración de la renta líquida ordinaria.

Concordantemente con el alcance de ese entendimiento, se infiere que el monto de los ingresos brutos que origina la obligación de presentar información para los sujetos establecidos en el literal a) del artículo 1° de la Resolución N° 03847 de 2008, son aquéllos resultantes de la sumatoria de ingresos ordinarios y extraordinarios que hayan incrementado el patrimonio neto del contribuyente al momento de percibirlos, para efecto de establecer la renta líquida gravable  generada por hechos distintos a los constitutivos de ganancia ocasional, impuesto complementario independiente del básico de renta y determinable en forma diferente a la de aquél, dependiendo de su causa.

En este orden de ideas y a la luz del artículo 30 del CC , la Sala estima que las respuestas de los oficios demandados se apartan de los parámetros de legalidad en cuanto extralimitaron las funciones interpretativas que le corresponden a la Subdirección de Gestión de Normativa y Doctrina de la DIAN, con la modificación e (sic) la base de ingresos determinantes de la obligación de informar por el año 2008.»

Es decir, que para el máximo órgano de la jurisdicción contenciosa no queda duda de que las ganancias ocasionales no son ingresos brutos para estar obligado a presentar la información exógena. Al punto de que mediante sentencia 20214 de 2015 reitera lo expuesto líneas atrás.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

5 Opiniones
  1. Mantis dice:

    Buenas tardes.
    No. El concepto anulado no aplica para el añoa 2014. Ese concepto se refería a una REsolución que solo hablaba de ingresos brutos y quiso establecer como doctrina que los ingresos por ganancias ocasionales también eran ingresos brutos. El Consejo de Estado rechazó esa posición.
    Pero para el año 2014 la Resolución que citan tiene un parágrafo que dice:
    “PARÁGRAFO 1. Para efectos de establecer la obligación de informar, los “Ingresos Brutos”incluyen todos los ingresos ordinarios y extraordinarios, y entre los ingresos extraordinarios se deben tener en cuenta los correspondientes a las ganancias ocasionales.”
    Esta norma no ha sido ni siquiera demandada. Está vigente.
    Un saludo,
    Mantis

  2. Gabriel. dice:

    Estoy de acuerdo con Mantis.

  3. WILIAM DUSS dice:

    Doctor LEE, lo que pasa es que el mismo artículo 4 en su paragrafo 1 de la resolución 112 de octubre de 2015, indica

    PARÁGRAFO 1. Para efectos de establecer la obligación de informar, los “Ingresos Brutos”
    incluyen todos los ingresos ordinarios y extraordinarios, y entre los ingresos extraordinarios
    se deben tener en cuenta los correspondientes a las ganancias ocasionales.

    Por lo que legalmente por normatividad si se incluyen las ganancias ocasionales..

  4. Luis dice:

    Ojo: la embarraron
    Lo del fallo del Consejo de Estado fue para anular unas doctrinas de la DIAN que versaban sobre las resoluciones de exógena del Pasado en las que la DIAN no hacía
    la precisión para medir los “ingresos brutos”. Pero en las nuevas resoluciones la DIAN (que tiene total autonomía para definir cómo se deben medir esos “ingresos” para efectos de quedar obligado o no a entregar los reportes), sí dispone que los “ingresos brutos” incluyen los ingresos por ganancias ocasionales. Es decir, apoyo también a la señora Mantis

  5. Pizkito dice:

    Buenas noches.

    Totalmente de acuerdo con los colegas, de hecho la Resolución 000060 del 30 de octubre de 2017 quedó redactada de igual forma.

    Es d

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.