Generalidades del contrato de mandato

Cuando se solicita un servicio de un abogado,  se hace a través de un contrato de mandato, a través de este contrato se confía a una persona la dirección de  uno a más encargos, bajo la responsabilidad y riesgo de quien encarga la gestión.  El que encarga la gestión se denomina mandante y quien la asume mandatario.

Dentro de las características de este contrato tenemos que es oneroso o gratuito, unilateral o bilateral, conmutativo, nominado, principal y consensual. El contrato de mandato puede ser otorgado por escritura pública o privada; deben ser otorgados por escritura pública:

  • Apoderado especial ante notario público para la celebración del matrimonio.
  • Cuando se otorga mandato general, es decir, se encargan todos los negocios del mandante al mandatario.
  • Cuando se otorga poder a un abogado para que asista a una persona en un proceso judicial.

Por otro lado este contrato se perfecciona con el consentimiento del mandatario en aceptar la gestión que le encarga el mandante; el consentimiento como bien lo expresa el código civil debe ser libre exento de todo  vicio (error, fuerza o dolo). Además puede ser expreso o tácito, estamos frente al consentimiento expreso, cuando se  exterioriza la voluntad  de realizar la gestión o cargo y frente al tácito cuando hay un acto de ejecución del mandato.

La Corte Constitucional en su sentencia C – 1178 de 2001 define el contrato de mandato de la siguiente manera:

“El contrato de mandato es uno entre los diversos negocios jurídicos de gestión y consiste en que el mandatario se encarga de adelantar negocios jurídicos o actos de comercio, por cuenta del mandante, con representación o sin ella. En tanto el apoderamiento es un acto unilateral, que puede ser aceptado o no, en virtud del cual una persona autoriza a otra para actuar a su nombre y representación.”

Partiendo de la definición de mandato de la corte, ¿Qué actos no constituyen mandato?, no constituyen mandato los actos materiales, los cuales regulan normas especiales; el arrendamiento de servicios, el contrato de trabajo; etc. Los negocios que solo le interesan al mandatario, la simple recomendación de negocios ajenos, cuando se ejecuta un mandato que está viciado de nulidad.

Entonces el contrato de mandato es importantísimo en la vida, pues a través de él se puede encomendar a una persona que realice gestiones por cuenta y riesgo  de del mandante que por alguna circunstancia no puede realizarlas por sí mismo.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.