Gobierno ha descartado controlar tarifas bancarias

El gobierno nacional, definitivamente ha descartado la posibilidad de implementar un control a las tarifas que los bancos cobran por sus servicios.

Esta decisión era previsible teniendo en cuenta los antecedentes históricos respecto a la relación bancos-gobierno.

De poco han servido las voces de usuarios y empresarios sobre las altas tarifas que los bancos cobran por los servicios que prestan.

Los costos que implica tener una cuenta de ahorro o corriente, hace que mucha gente no pueda utilizar los servicios financieros, algo que a los bancos poco les interesa, por cuanto un usuario con poca capacidad adquisitiva no es rentable para el banco, e incluso le representa costos, de allí que la “noble” intención del gobierno de bancarizar a los más pobres se queda en eso, en nobles intenciones porque ese es un negocio que no deja plata al sistema financiero, y considerando  que los servicios financieros ha evolucionado a un servicio de pago, quien no tenga capacidad de pago, no podrá acceder a sus servicios.

El gobierno, en una decisión de claro corte neoliberal, ha delegado el control de tarifas bancarias a algo que llaman mercado, a la oferta y la demanda, por lo que resulta obvio que las tarifas no bajaran por efecto de la competencia, toda vez que en Colombia no se puede hablar de un mercado medianamente perfecto donde la ley de la oferta y la demanda se cumpla por lo menos en parte.

En el sector financiero, más que competencia parece haber un acuerdo entre las diferentes entidades para mantener la actual estructura de costos  y el actual nivel de rentabilidad del sistema financiero.

Es lamentable que un sector que afecta directamente a la población, no tenga un control efectivo por parte del estado que prevenga abusos y cobros excesivos.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.