Google en ocasiones diagnostica mejor que algunos médicos de las EPS

Google, el gran buscado donde se encuentra casi todo lo que se busca, en algunas ocasiones diagnostica las dolencias mucho mejor de lo que lo hacen algunos médicos de las EPS.

Quien haya sido usuario regular de una EPS, con seguridad por lo menos una vez lo han devuelto para la casa sin tratamiento, porque según el médico, no tiene nada, está alentado, y algunas veces el paciente se ha muerto, y el médico sigue afirmando que el muerto está alentado.

Resulta que Google contiene tanta información, que si se es juicioso, es posible conseguir diagnósticos acertados sobre muchas dolencias, diagnósticos que muchos médicos de EPS no se toman el trabajo de realizar porque simplemente les importa más su presupuesto que la salud del paciente.

No se trata de que usted en lugar de ir al médico le pregunte a Google, lo cual sería irresponsable; se trata de resaltar las graves falencias de nuestro sistema de salud, y de anotar que cuando usted se sienta enfermo, no está de más averiguar en Google aspectos relacionados con sus dolencias. Allí es posible encontrar información muy útil que al menos le sirva para que tome la decisión de consultar con un médico particular, con un médico que no haya negociado su ética con las EPS.

Es mucha la información que se encuentra en internet sobre infinidad de dolencias, y sobre todo, sobre cómo prevenirlas. Lo que nunca debe hacer, es aplicarse tratamientos que encuentra en Internet, eso sería más peligroso que automedicarse.  Internet  es una herramienta informativa, orientativa, no una herramienta que se pueda utilizar para medicarse.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.