Haciéndole el favor a los inversionistas

Los inversionistas definitivamente no pierden una; quizás ese es el premio por arriesgar su capital, y  esta vez quienes más los critican son los que les están haciendo un gran favor para que el riesgo asumido les represente mayor rentabilidad.

La gran crisis financiera de la que aun sentimos sus estragos, se gestó en Wall Street, y unos  los grandes responsables fueron los comisionistas y directivos  de los bancos de inversión y demás especímenes, que por ganar una buena comisión, irresponsablemente otorgaron crédito a diestra y siniestra hasta el punto de llevar casi al colapso a todo el sistema, y a casi toda la economía mundial.

Debido a su gran habilidad [¿o irresponsabilidad o avaricia…?] estos directivos y comisionistas llegaron a devengar elevados sueldos, sueldos de millones de dólares anuales, lo que causó el rechazo y el repudio de la sociedad estadounidense y de otros países hacia estos personajes, a tal punto que se escucharon propuestas para regular o limitar los ingresos que pudieren obtener estos personajes consideraos siniestros por muchos.

Claro, hay que castigar a quienes nos metieron en semejante lío. No se les puede pagar sueldos astronómicos cuando lo único que hicieron fue llevar a la ruina a miles de empresas y a millones de personas. Regularlos, controlarlos por supuesto es una medida muy popular; la gente quiere castigo, venganza, así que los buenos políticos sabiendo que darle a la gente lo que quiere da muy buenos réditos, no tardaron en hacer propuestas para controlar a estos desvergonzados funcionarios que por echarse al bolsillo decenas de millones de dólares, casi arruinaron la economía mundial. Y claro, hasta el mismo presidente Obama ha propuesto imponer un férreo control al sistema financiero, propuesta que no fue secundada por la UE y otros países de talla mayor sin los que EU no podría tomar decisiones en contra de un monstruo como el sistema financiero.

El punto es que ciudadanos y políticos están empeñados en buscar la forma de evitar que se sigan pagando cifras astronómicas por comisiones, por el temor a que la crisis se repita o por el simple deseo de castigar a quienes nos arruinaron las finanzas, pero con ello sólo hay un beneficiado que no es otro que el gran inversionista.

Resulta que los directivos y comisioncitas que por ganar mucho dinero hicieron apuestas muy arriesgadas, no son más que empleados de esos inversionistas. Trabajadores como nosotros, sólo que saben más y ganan más, luego, si se consigue que a estos afortunados profesionales se les baje el sueldo, el gran beneficiado será el inversioncita que verá muy satisfecho cómo su rentabilidad aumenta  por cuenta de la disminución de la remuneración de sus empleados que tanto la gente como los políticos proponen.

Con esto, simplemente se le está haciendo un gran favor a los inversionistas, ya que el problema de fondo no desaparece, puesto que aunque a los empleados de los inversionistas se les baje el suelo, la especulación seguirá creciendo en la medida en que los estados no cuenten con las herramientas de control necesarias para anticipar las especulaciones, estafas y robos descarados que se vieron durante el desarrollo de la crisis.

Paradójicamente, quienes más están de acuerdo en la reducción de bonos y comisiones a los directivos de las entidades que participan en los mercados financieros, son los inversionistas, los dueños del capital, pues con ello ganarán más, y claro,  la gente quedará contenta porque tendrá la sensación de que los responsables fueron castigados, mientras los inversionistas nos siguen ganando todas.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.