Hurto de activos fijos no es deducible

El hurto de activos fijos no es deducible del impuesto de renta, por cuanto es un hecho no contemplado por norma tributaria alguna y además es muy poco probable alegar la existencia de fuerza mayor o caso fortuito.

El Consejo de estado en reiterada sentencia así l ha considerado, y en la más reciente ha dicho:

Esta deducción fue rechazada porque en concepto de la Administración no reúne los requisitos necesarios. En efecto, afirmó que conforme al artículo 148 del E.T., es necesario que este tipo de pérdida obedezca a un fenómeno constitutivo de fuerza mayor o caso fortuito, el cual no se presentó en el sub judice.

El Estatuto Tributario para efectos de deducción en el impuesto de renta, distingue tres clases de pérdidas, cada una con consecuencias fiscales particulares, como se señala a continuación:

•          Las pérdidas operacionales, que son aquellas que se generan en el periodo gravable de los mayores costos y gastos de la actividad productora de renta, frente a los ingresos percibidos en la misma.  Estas pérdidas se compensan por regla general con las rentas obtenidas por el contribuyente en los periodos gravables posteriores y están reguladas en el artículo 147 del Estatuto Tributario;

•          Las pérdidas de capital, que son las que se producen sobre activos fijos que sean bienes usados en el negocio o actividad productora de la renta, siempre que hubieren ocurrido por una fuerza mayor durante el año o periodo gravable, según regulación del artículo 148  del Estatuto Tributario, y

•          La pérdida en la enajenación de activos, que se presenta cuando se enajena un bien que hace parte del activo del contribuyente por un valor inferior a su costo fiscal incluidos los ajustes integrales por inflación, según prescribe el artículo 90 del Estatuto Tributario.  Para este fin, deben excluirse del costo fiscal, los ajustes a que se refieren los artículos 73, 90-2 y 868 del Estatuto Tributario.  Así mismo, deben atenderse los límites consagrados en los artículos 149 y siguientes del E.T.

De conformidad con el artículo 90 del Estatuto Tributario, la pérdida o utilidad proveniente de la enajenación de activos, a cualquier título, está constituida por la diferencia entre el precio de enajenación y el costo del activo.

Conforme a lo anterior, la pérdida originada por el hurto de un computador portátil de la empresa, sólo encuadraría dentro de los supuestos fácticos de la pérdida de activos fijos por hechos constitutivos de fuerza mayor consagrada en el artículo 148 del E.T.

Se observa que la actora no demostró los elementos que configuran el caso fortuito o la fuerza mayor ya que en efecto, la ocurrencia de un siniestro como un hurto, no es un hecho imprevisible ni irresistible.

De otra parte como se desprende del denuncio del siniestro del computador consta que el equipo fue prácticamente abandonado en la oficina, lo que aún constata más la previsibilidad de la situación, motivo mas para confirmar el rechazo de esta partida.

Así las cosas, es improbable que el hurto de un activo fijo pueda ser aceptado por la administración de impuestos como deducible, puesto que como bien lo expone el Consejo de estado en su sentencia, no hay lugar a considerar hechos justificantes como la fuerza mayor o el caso fortuito, única posibilidad en los casos en que la ley expresamente no permite la deducción de un determinado concepto.

Prepare su declaración de renta online en 30 minutos sin errores. Hágalo en ImpuestoCorrecto.com

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.