ICA Manizales: Presentación sin pago de declaraciones que arrojan saldo a pagar

Es de común conocimiento, y tratándose de tributos nacionales, que en relación con algunas declaraciones impositivas pueda proceder la presentación sin pago (a pesar de tenerse saldo a pagar); pero, también es sabido, que respecto de otras la presentación sin pago puede conllevar a la ineficacia de la declaración o que ella se entienda por no presentada.

Y en ese sentido, es que se pretende revisar la particular situación de la presentación de las referidas declaraciones, del impuesto de industria y comercio, en la jurisdicción del municipio de Manizales.

Sea lo primero precisar, y en especial para las declaraciones del impuesto de industria y comercio, que de conformidad con el parágrafo 2 del artículo 4 del decreto 474 de diciembre de 2012 (expedido en virtud de las facultades otorgadas en el Acuerdo 0797 de 2012) “Se entenderá presentada solamente la declaración que contenga el sello del banco y la firma del funcionario responsable de recibirla. El funcionario del banco no podrá sellar ni firmar declaraciones sin pago”.  (Resaltado por fuera del texto)

Según el referente precedente, no cabría la presentación de las declaraciones de ICA que no arrojaran saldo a pagar (por ejemplo las de los contribuyentes exonerados del tributo), ni la de los contribuyentes que teniendo valor a cargo optaran por presentar sus declaraciones en cero; ello, por cuanto siendo el sector bancario el único habilitado para la radicación de tales declaraciones impositivas, éste se tendría que abstener de recibir declaraciones sin pago.

Entendiendo la dificultad de lo regulado, la Administración expide el decreto 194 de marzo de 2013 adicionando el artículo 4-1 al decreto 474 de 2012, para contemplar dos formas de pago del tributo (“pago total de la obligación” y “por cuotas”); pero, no plantea ninguna modificación a la exigencia de pago a través del sector bancario.

En ese mismo sentido, con el artículo 2 del referido decreto 194 de 2013 se adiciona el parágrafo tercero al mencionado artículo 4 del decreto 474 de 2012, indicando que la anterior forma de pago no aplica en los siguientes casos:

1. Cuando las declaraciones a presentar generen saldo a favor;

  1. Cuando las declaraciones a presentar no generen valor a pagar;
  2. Cuando se realice el pago por medios electrónicos;
  3. Cuando se realice el pago con Tarjeta débito o crédito en las instalaciones de la Tesorería municipal.
  4. Cuando se acceda al beneficio de que trata el parágrafo segundo del artículo 4-1 del presente decreto. (Declaraciones presentadas en virtud de acuerdos de pago)

En estos eventos, se entenderá presentada la declaración cuando contenga el sello y la firma del empleado de la Unidad de Rentas Municipales competente para recibirla”.

Nótese, que si bien con las nuevas disposiciones – introducidas por el Decreto 194 de 2013 – se precisa la forma de pago y la presentación de las declaraciones impositivas, bien ante las entidades bancarias o en la misma Unidad de Rentas, también resulta claro que no se reguló la situación de la presentación de las declaraciones de ICA que arrojando saldo a pagar se pretendan presentar en cero, por parte de los contribuyentes.

De lo expuesto, se pudiesen inferir las siguientes alternativas de actuación:

  • No cabe la posibilidad legal de presentación de las declaraciones de ICA en cero, que arrojan valor a pagar; pues, ni las entidades bancarias, ni la Unidad de Rentas, se encuentran facultadas para su recibo.
  • De ser recibidas, esas declaraciones, por la Unidad de Rentas (pues las entidades bancarias sólo reciben declaraciones con pago) se deberán dar por no presentadas (artículo 580 del E.T.) o se entenderán ineficaces (artículo 581-1 del E.T.)
  • La Unidad de Rentas debe proceder a la recepción de las declaraciones presentada sin pago (pese a tener valor a pagar), sin ninguna consecuencia para el contribuyente.

En el colegir particular, se infiere que los contribuyentes del impuesto de industria y comercio – en Manizales – pueden presentar sus declaraciones tributarias sin pago (aún en presencia de valores a cargo) ante la Unidad de Rentas del municipio; ello, toda vez que el ordenamiento municipal no prohibió dicha presentación, y menos aún reguló las consecuencias derivadas de la aludida presentación.

Contrastando el descrito caso con los tributos de orden nacional, bien podría traerse a colación lo que sucede con el impuesto de renta, respecto del cual el decreto reglamentario (de plazos) precisa que las declaraciones que arrojen saldo a pagar inferior a 41 UVTs deberán ser presentadas cancelando el 100% del valor a cargo; pero, en el evento – inclusive – de que dicha declaración se presente en cero, la única sanción procedente es el interés moratorio, pero no las calidades de no presentada o de ineficacia para dicha declaración.

Se reitera, finalmente, que si bien la Administración en procura de asegurar el recaudo del impuesto de industria y comercio, reglamentó una particular forma de pago; tal hecho por sí solo no puede invalidar (o dejar como no presentadas) las declaraciones que liquidando valor a pagar se presenten sin pago alguno; así las cosas entonces, y de pretenderse la no descrita posibilidad, corresponderá al Concejo Municipal prescribir las consecuencias de no presentación, o de ineficacia, de las declaraciones que arrojando saldo a pagar sean presentadas sin ningún pago.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.