Implicaciones de la venta de un establecimiento de comercio

Por   14/09/2017

Un establecimiento de comercio puede ser objeto de varios contratos, compraventa, arriendo, prenda, usufructo o anticresis; de estos contratos  el único que transfiere el dominio es el de compraventa.

Para que la venta se considere valida debe constar en escritura pública o en documento privado reconocido por sus otorgantes ante autoridad competente; el contrato de compraventa de establecimiento comercial comprende toda la unidad económica del establecimiento, sin que los elementos tenga que enumerarse detalladamente.

La venta del establecimiento de comercio genera una responsabilidad solidaria entre el adquirente  y el enajenante, referente a todas las obligaciones que se hayan adquirido hasta la enajenación; es indispensable que estas obligaciones cumplan los siguientes requisitos:

  1. Se hayan contraído en virtud del desarrollo de las actividades a las que se dedica el establecimiento.
  2. Consten en los libros de contabilidad.

Esta regla fue creada por el legislador, con la finalidad de evitar el fraude a los acreedores del establecimiento de comercio; sin embargo el enajenante queda liberado de esta obligación transcurridos dos meses desde la inscripción de la enajenación en el registro mercantil, siempre y cuando haya dado aviso a los acreedores de esta, y estos dentro del término de los dos meses mencionados anteriormente no se hayan opuesto a aceptar al adquirente como deudor.

¿Qué pasa cuando un acreedor no acepta al adquirente como deudor?

El acreedor que no acepta al adquirente como deudor dentro de los dos meses siguientes a la inscripción de la enajenación en el registro mercantil, debe inscribir en el mismo su oposición, dentro del término mencionado. Situación que le dará los derechos a exigir las seguridades o garantías necesarias para respaldar sus créditos de conformidad con lo señalado en el artículo 530 del código de comercio el cual señala lo siguiente:

«Los acreedores que se opongan tendrán derecho a exigir las garantías o seguridades del caso para el pago de sus créditos y si éstas no se prestan oportunamente, serán exigibles aún las obligaciones a plazo. Este derecho sólo podrá ejercitarse dentro de los dos meses siguientes a la fecha del registro de la enajenación del establecimiento».

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Julio Butamante dice:

    Hola buenas noches, tengo una consulta si me pueden ayudar por favor. Recientemente adquirí un establecimiento de comercio (se lo compré a la anterior dueña mediante una compra venta y se elevó a reconocimiento notarial), a la anterior dueña un cliente no le pagó una factura (ese negocio se hizo hace dos años) y la anterior dueña me dijo que si quería que YO demandara esa factura y que el dinero sería para mi, porque ella no quería pelear esa plata. La pregunta es, yo puedo demandar esa factura teniendo en cuenta que esta a nombre de ella?, esto en el presente caso ya que yo soy el que figura actualmente como propietario del establecimiento de comercio y soy persona natural. O no se puede. Y en otro caso, que pasaría si no fuera persona natural sino una SAS por ejemplo, ahí si podría o tampoco. Agradezco inmensamente su respuesta, estoy bastante urgido por esto y no he logrado encontrar respuesta, muchas gracias y feliz noche.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.