Implicaciones laborales del contrato de aparcería

Ayer hablábamos sobre las obligaciones laborales de los agricultores, obligaciones que en nada difieren de las obligaciones laborales de los empresarios, exceptuando el caso de las fincas de recreo en donde no se aporta parafiscales por sus trabajadores, así como tampoco se le paga prima de servicios, por cuanto se consideran empleados del servicio doméstico.

Considerando que las obligaciones laborales suponen un gran costo económico que la gran mayoría de campesinos difícilmente pueden asumir, existe una figura legal que de alguna forma puede hacerle el quite a estas obligaciones.

Se trata del contrato de aparecería, contrato mediante el cual el propietario de la finca puede ceder a una persona parte de su terreno para que desarrolle allí la actividad agrícola convenida en el contrato.

Supongamos un fincario que desea cultivar hortalizas. Contratar trabajadores por su cuenta implica que tenga que tenga que asumir todas las obligaciones laborales propias de un contrato de trabajo, así que en lugar de contratarlos, firma un contrato de aparecería con una o más personas para que en su finca cultiven hortalizas bajo esta modalidad contractual.

Este tipo de contrato no genera ninguna obligación laboral, por cuanto se trata de un contrato civil.

Sobre el respecto, el Ministerio de la protección social mediante concepto 005320 de 2009, expuso lo siguiente:

En cuanto al;contrato;de aparcería, dispuso el artículo 1° de la Ley 6ª de 1975:;

"La aparcería es un;contrato;mediante el cual una parte que se denomina propietario acuerde con otra que se llama aparcero, explotar en mutua colaboración un fundo rural o una porción de éste con el fin de repart>irse entre sí los frutos o utilidades que resulten de la explotación. Estos contratos quedaron sometidos a las siguientes normas: 1°. Son;obligaciones;del propietario:

a) ;Aportar en los plazos acordados las sumas de dinero necesarias para atender los gastos que demande la explotación, tales como compra de semillas, siembras y renovación de plantaciones, abonos, insecticidas, fungicidas, herramientas, utensilios de labranza, beneficio y transporte de los productos y contratación de mano de obra de terceros cuando sea indispensable. El suministro podrá también ser en especie cuando así lo convengan los contratantes.

b) ;Suministrar al aparcero en calidad de anticipo, imputable a la parte que a éste le corresponda en el reparto de utilidades, sumas no inferiores al salario mínimo legal por cada día de trabajo en el cultivo y recolección de la cosecha. Si en ésta no se produjeren utilidades por causas no imputables al aparcero, el anticipo recibido por éste, no estará sujeto a devolución. En ningún caso dicha remuneración configurará;contrato;de trabajo entre las partes. (Subrayas fuera del texto original).

2°. Son;obligaciones;del aparcero:

a) ;Adelantar personalmente las labores de cultivo del fundo, además de las propias de dirección, administración, conservación y manejo de las plantaciones y productos.

b) ;Observar en la explotación las normas y prácticas sobre conservación de los recursos naturales renovables".;

Por su parte, el artículo 3° del Decreto 2815 de 1975, dispuso:;

"Los contratos a que se refiere el artículo 1° deberán constar por escrito y autenticarse ante un juez del respectivo municipio o ante el alcalde de ubicación del inmueble. Cuando no sé de cumplimiento a cualquiera de estas formalidades, el;contrato;se regirá por lo dispuesto en la ley que se reglamenta y en el presente Decreto, sin perjuicio de que se pruebe la existencia de otras cláusulas que mejoren la situación de quien explota el predio en calidad de aparcero, o que de acuerdo con la Ley que se reglamenta y el presente Decreto, pueden ser libremente estipuladas por las partes".;

Por lo anterior, inicialmente podríamos considerar que el;contrato;de aparcería resulta ser un trabajo en compañía, donde una parte suministra unos medios de trabajo y la otra su esfuerzo físico, por lo que no podría ser considerado como un trabajo subordinado, al no existir un nexo laboral entre el socio propietario del terreno y el socio gestor (aparcero), sino que podría tratarse de una sociedad regulada por la normatividad civil o comercial según corresponda, pero en todo caso, no laboral.;

Así las cosas, siempre y cuando el;contrato;de aparecería haya sido suscrito con las solemnidades señaladas por la norma y el desarrollo del mismo haya sido el acordado, pues este tipo de;contrato;conservará sus características propias y generará para las partes, las recíprocas;obligaciones;en él contenidas.;

De otra parte, si durante el desarrollo de la relación contractual, el;contrato;mutó en uno diferente al inicialmente acordado, necesariamente deberá ser el Señor Juez del Trabajo, quien determine con exactitud, cuál fue el vínculo jurídico que ató a las partes, previo trámite de un proceso ordinario, donde cada una podrá hacer uso del material probatorio que considere necesario y conveniente, en la búsqueda de sus objetivos.;

No obstante lo anterior, bien podrían las partes en litigio, acudir ante el Señor Inspector de Trabajo en la búsqueda de una solución que satisfaga de la mejor manera posible, las pretensiones de las partes, bajo la mediación y posibles fórmulas de acuerdo, que este funcionario está en capacidad de sugerir.;

Se debe tener en cuenta que el contrato de aparecería debe ajustarse a la ley que lo regula, puesto que en este tipo de contrato puede suceder lo mismo que en el contrato de servicios, en donde prima la realidad sobre la formalidad del contrato firmado, de tal manera que si la realidad es que se trata de una relación laboral, no habrá contrato de aparcería que valga para que el fincario pueda evadir sus responsabilidades laborales con sus trabajadores.;

Conozca nuestra Guía Laboral 2017

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.